lunes, 23 de mayo de 2011

Qué lista

Carmen nos ha dado una noche de perros. ¿Serán los dientes? ¿Fiebre? ¿Frío? ¿Calor? ¿Destemplanza? No le des más vueltas, Leonor. Yo creo que nos previene contra la euforia electoral. Quiere que leamos la letra pequeña de los resultados y que, desengañados, a pesar de dos o tres alegrías, nos echemos a llorar con ella. 

8 comentarios:

Marcela Duque dijo...

Es como en "Matar a un ruiseñor". Se cometen injusticias, dice Atticus, y sólo los niños lloran.

Adaldrida dijo...

Y tanto, Enrique. Réquiem por la tierra de mis abuelos.

Adaldrida dijo...

...Aunque, si en estas dos alegrías están Sevilla y La Rioja...

E. G-Máiquez dijo...

Rioja la daba ya por salvada, como es normal con esos vinos. Sevilla sí es una alegría, ¿verdad? Gracias, Rocío, por leerme tan bien, y Marcela tan requetebién.

Anónimo dijo...

Como católico, la victoria con la que más identificado me he sentido este fin de semana ha sido con la copa del Shalke de Raúl..., sinceramente.

Miguel

José Luis dijo...

A mí como católico no me pasan esas cosas.

Anónimo dijo...

La victoria de Bildu repugna visceralmente, pero he escuchado a analistas políticos que valoran positivamente esta victoria, pues consideran que a quien más perjudica es a eta. El hecho de que Bildu se haya desmarcado de eta, aunque con la boca chica y por estrategia electoralista, ha propiciado que gente nacionalista y en contra de la violencia, hayan podido votar a Bildu, y Bildú tendrá que responder ante esta gente desmarcándose aún más de eta, sobre todo tras haber visto que ese desmarque (obligado, de acuerdo)es el que le ha proporcionado tan buenos resultados. Estas cosas, pues, pueden resultar más complejas y misteriosas de lo que nuestras vísceras nos quieren hacer creer.

Lo que está claro, por otro lado, es que todos hubiéramos preferido un batacazo de Bildu. Pero estando las cosas como están, acaso mejor pensar que ojalá esto acabase, paradógicamente, con eta.
Ya iremos viendo.

marinero dijo...

Copio aquí un par de comentarios de la última entrada del blog de Arcadi Espada (que EGM enlaza, con el título de "Espada de doble filo"). Me parecen muy sensatos y oportunos. (Y recomiendo vivamente la lectura de la totalidad de la entrada). Dicen así:

El gobierno en la sombra es uno de los tópicos mayores correspondientes a este momento. Pero no, todo lo contrario. Lo que el Partido Popular debería hacer con los miles de concejales, cientos de alcaldes y decenas de diputados es un gobierno bajo el sol que anticipe, controle y convenza.

A pesar del vocerío, los resultados electorales de Bildu no suponen mayor novedad cuantitativa. El mismo apoyo de piedra que hace veinte años. Sin embargo hay una importante novedad moral: han sido obtenidos por un partido que rechaza la violencia. Bildu no es ETA, porque ETA solo es la pistola. Dicho esto, la suma nacionalista del Pais Vasco, aunque alta y gruesa, no supera siquiera la de 1987. El año del gran éxito de Hipercor.