jueves, 12 de mayo de 2011

Copla y haiku; anécdota y haibun

De buena mañana todo me cruje. Y he recordado que anoche fue el alumbrado de la feria de mi pueblo, a la que, por unas cosas u otras, llevo años sin ir. He canturreado:
Taca-taca-taca… Tocan
mis huesos las castañuelas
con muchas ganas de feria.
Pero sólo mis huesos. Leonor, de ocho meses, no está en condiciones de darse la paliza ésa, que llaman fiesta, y yo —osamenta aparte— feliz. Es más silencioso y luminoso el estado en que nos encontramos. Más japo que flamenco, diríamos. O sea, que nos conviene un haiku o en todo caso un senryu, pero en serio, con cierta pretensión simbólica. Podría titularse “Maternidad”:
La embarazada
mira y no ve sus pies.
Ya va borrándose. 

6 comentarios:

Mora Fandos dijo...

Muy bonito el haiku. ¿No sería van en vez de va? O yo lo estoy entendiendo mal.

E. G-Máiquez dijo...

Los pies están completamente borrados. La que empieza a borrarse es la madre, tras sus hijos.

Mora Fandos dijo...

Cierto, gracias, había hecho una lectura excesivamente visual, pese a que ya habías advertido que no ve sus pies. Ahora le veo toda la gracia. Aunque que la madre se borra tras sus hijos, en el sentido antropológico, es una verdad a medias (muy bien traída aquí). También escribe algo en ellos, ¿o no?
¡No dejes que se borre del todo, pobre Leonor, que tu también tienes parte!

Gonzalo dijo...

Ese borrándose me descuadra.

Antes de leer el comentario entendía que se podía referir al cuello, que es lo propio a estas alturas... demasiado "técnico" para meterlo ahí, ¿no?

Leído el comentario me sigue descuadrando. La madre no se borra tras sus hijos, al contrario, se agiganta. Creo.

Es una lástima que no me cuadre, porque lo de mirar p'abajo y no ver los pies lo hacía muy mío...

:-)

María dijo...

El haiku me gusta mucho y veo el "va borrándose".
En cuanto a la feria te diría: vive el momento, otros años, cuando tus niñas no se la quieran perder por nada del mundo, te sobrará feria. Teniendo que trabajar...
La semana pasada, que la teníamos por aquí, pensaba que vamos a la feria a comer, a beber y a charlar y comemos mal, bebemos mal y charlamos mal, uf.

E. G-Máiquez dijo...

Gracias, María. Después de las dudas de dos contertulios tan cualificados me asaltaban las dudas. Pero aunque no sea una verdad absoluta, basta que desde cierto ángulo se vea, es decir, no se vea… Uff. sí, pienso en la feria de dentro de quince años y eso va a ser tremendo. Gracias por el consuelo. Disfrutaré el delicioso momento.