jueves, 16 de enero de 2014

Umm


Había, entre tú y yo,
quizá unos veinte centímetros. 
Había..., pero ya no.  

7 comentarios:

Aitor Suárez (de zUmO dE pOeSíA) dijo...

Me recuerda otra:

Tu calle ya no es tu calle,
que es una calle cualquiera
camino de cualquier parte.

Enrique García-Máiquez dijo...

Espero que te la recuerde sensu contrario.

Anónimo dijo...

Demasiado ambiguo, en mi opinión. Puede hacer pensar tanto en alguien que ve crecer a su hijo, como en algo de temática amorosa, o incluso abiertamente sexual. No creo que tanta indefinición sea un acierto.

Lutgardo García Díaz dijo...

Hermosísima soleá, Enrique, enhorabuena

Enrique García-Máiquez dijo...

Gracias a todos.

Anónimo dijo...

Sospecho que se trata de mi perversa mente, pero también yo vi esa imagen "grosera" de los 20 cmts que alcanza "algo" después de la "extensión". Sabía que la copla no iba por ahí, de acuerdo, pero....

Enrique García-Máiquez dijo...

Ah, no lo había visto así, claro, pero me temo que eso, que no es demasiado ambiguo, hace irreparable el poema. Yo lo había visto, naturalmente, como Lutgardo, tan poeta conyugal como yo o más. Pero ya se sabe que la poesía conyugal es complejísima y que la sugerencia sexual termina dando, ay, con lo obsceno, a poco que se despiste uno.

Gracias a todos.