domingo, 31 de mayo de 2015

Jerez y el misterio







Cuando José Luis López Linares repite que él, con sus películas, no viene, a diferencia de sus colegas, a cambiar el mundo, no está siendo sólo cáustico con el intelectual contemporáneo. Está siendo irónico, porque escondidamente viene a susurrarnos sensu contrario: vengo a conservar el mundo, su belleza, sus historias que merecen ser contadas. Y, sobre todo, nos está dando la llave con la que ver su cine.