miércoles, 7 de octubre de 2015

¿?


Los signos de interrogación se vuelven sobre sí mismos señalando que todas nuestras preguntas nos interpelan a nosotros antes que a nadie.
*
Los signos de interrogación tienen forma de bumerán porque los lanzamos esperando que vuelva una respuesta. (Aunque para eso, hay que saber lanzarlos.)
*
Para recoger respuestas, la hoz del signo de interrogación.
*
¿Qué solución colgaremos de la percha del signo de interrogación?
*
El signo de interrogación es uno de exclamación, salomónico, barroco.
*
Los signos de interrogación se invierten, uno hacia arriba, otro hacia abajo, porque preguntar es dar muchas vueltas a algo.
*

Era tan asertivo que hasta hacía afirmaciones de los signos de interrogación.
*
(Mi obsesión viene de lejos.)

3 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Al parecer su origen está en la palabra "quaestio" (pregunta en latín), de modo que para expresar tono interrogativo en los monasterios medievales se escribía una Q (letra inicial de "quaestio") con una pequeña o (letra final de "quaestio") arriba al principio de la frase, y otra Q con la o debajo al final de la frase.

Estas Q con la pequeña "o" arriba y abajo pasaron a convertirse en los signos "¿" y "?".

En cuanto al signo de exclamación, el origen está en la palabra latina "iubilo", o sea, alegría. Y al igual que en el caso anterior, esas íes mayúsculas con una pequeña o arriba o abajo han dado lugar a los signos "¡" y "!".

Enrique García-Máiquez dijo...

Qué maravilla. Muchas gracias por la información. ¡Cuánto le debemos al Medievo y a los monasterios!

Anónimo dijo...

Es una pena que las influencias pérfidas y albionas nos quieran robar la mitad de nuestra historia