domingo, 8 de noviembre de 2015

Fidelidad


Desde hace unos años, hago una pregunta aristotélica en mis exámenes. No hay año, o mejor, no hay alumno, que no me regale alguna joya en esas respuestas. Este año, sobre la "Fidelidad", el vicio por defecto era "Mujeriego", lo que tenía un sesgo de género más que interesante. Pero el tesoro estaba en el vicio por exceso. La alumna puso "Célibe". O sea, que la fidelidad está muy complicada para los casados. Aunque yo lo que hice fue pedirla, aprovechando la ocasión, para mis amigos célibes.