lunes, 9 de noviembre de 2015

Metacolumnismo


Me ha dejado pensativo un solape periodístico. En el acto de presentación de Ciudadanos dije algo que a mi amigo Gonzalo Altozano le ha servido para su crónica (excelente, por cierto). Cuenta Altozano que esperó a ver si yo lo usaba o no en mi columna (normalita, en verdad), para aprovecharla él, si no, como ha hecho. Y yo, como digo, me he quedado pensando por qué no utilicé la idea para mi artículo, pues está bien y tiene gracia. He deducido que, aunque la columna salga perdiendo, siento cierto rechazo a los juicios de valor demasiado personales. Por supuesto, hablamos de opinión, y yo bien que doy la mía, pero hay un justo medio entre la información objetiva, que se da en otro sitio, y la valoración íntima, que se queda en mi almario. Qué la columna se plante ahí, en esa tierra de nadie, puede quitarle bastante emoción, pero es su sitio, me parece. ¿O no?