miércoles, 17 de febrero de 2016

Ángel Darío Carrero (3/5)


Atinada e inspirada la decisión de Iwasaki de incluir en la antología de la poesía de Ángel Darío Carrero la traducción de su tocayo Angelus Silesius. Ángel más Angelus suman un Arcángel, que diría un ultraísta.

80

Las aves
                        en el aire
la piedra
                        en la tierra
el pez
                        en el agua

y mi espíritu
                        en tus manos

cada cosa en su lugar.


[Esto es el beato sillón de Guillén a la enésima potencia, desde luego]



145

            El cielo está
                        dentro de mí

                        también anidan
                                    adentro
                        tormentos
                        infernales

lo que yo elija
vivirá conmigo.


[De fondo, una estupenda explicación de la libertad y el infierno, otra vez. De forma, nunca había visto sacar más petróleo poético del sangrado.]


302

            voy por tus caminos

cuando me detengo
                        pierdo terreno

cuando avanzo rápidamente
            me pierdo yo

tus caminos no son mis caminos.


[Es la terrible tentación contra la mística: ese “me pierdo” si avanzo. Luego dicen los que avanzan que no se pierden, que se ganan, pero esa amenaza al yo está ahí y hay que advertirla.]