sábado, 10 de mayo de 2008

La carta de mi tío

Querido Quique:

Me parecería una desatención hacia ti no acusar recibo de la cita que de nosotros haces en tu artículo de La Gaceta, de la que nos informó tu madre ayer. Y más cuando a los dos nos ha hecho mucha gracia, y a mí, algo más. Me explico: es de agradecer que se acuerden de uno cuando se es pensionista y parece que la ventolera del tiempo o de la enfermedad te ha barrido de este mundo, y no se te considera igual que cuando desempeñabas una función. Pero basta que nos recuerdes y nos sigas tratando como siempre. Eso, más que la publicación, es lo que te agradezco, pues ya sabes de mi escaso interés en salir en los papeles, salvo que ello te sirva de inspiración.


Recibe con nuestro abrazo el cariño de siempre de tus tíos,

3 comentarios:

Constanza dijo...

Eso, se ve que tanto tus tíos como su cariño son ahora los de siempre. Enhorabuena!

Mery dijo...

Encantadoras palabras. Un cariño recíproco, sin duda.

T dijo...

Y la buena educación y el mejor gusto escribiendo. Ahora ya ni se escribe así ni se considera necesario mandar tarjetones agradeciendo nada.