lunes, 26 de mayo de 2008

Lo demás

Buscaba un hueco para entrar en la procesión del Corpus y escogí el recodo con más público del recorrido. Imposible incorporarse por ahí. Bueno. Me quedé un rato para ver pasar la procesión, con sus banderolas, sus niños de Primera Comunión, sus incensarios y sus autoridades municipales, saludando. Detrás de mí aparecieron dos viejecitas, tamaño hobbit, cojeando ambas, vestidas de medio luto, pero con sus buenos collares y zarcillos de oro.
Una se quejaba:
— Desde aquí no se ve.
—Se ve la Custodia, —repuso la otra —¿la ves?, ¿la ves?
—Sí, sí, la Custodia, sí.
—Ea, pues todo lo demás es gente.

8 comentarios:

anónima dijo...

Sólo una mujer resumida es capaz de hacer tan gran resúmen.

Mery dijo...

Ea, la viejecita tenía mas razón que un Santo. Cuánta sabiduría esconden los años.

Ignacio dijo...

Pero si allí sacan todo lo que tienen guardado. Yo vi una dolorosa y una santa cena, en lo que cogía el autobús...

Jesús Beades dijo...

Qué bueno.

Auberon Quin dijo...

Ni Salomón en todo su esplendor destiló tanta teología...

Juan Antonio, el.profe dijo...

... gente viendo la custodia, lo cual, en los tiempos que corren, también es digno de verse.

paula valenti dijo...

de acuerdo con beades y auberon.

Juan Ignacio dijo...

Genial, genial, le voy a mostrar esto a otro compatriota tuyo con quien dialogamos en la Internet.