lunes, 5 de mayo de 2008

Volver a hablarlo

Comentábamos que el título del poemario de Salvago, le sonaba raro, menos correcto que “Volver a intentarlo”. Yo dije que me sonaba bien, no sé, más poético o así. O sea, que no salíamos de los sonidos. Ahora, a solas, que es como yo converso bien, he caído en cuál es el acierto de Javier Salvago. Según donde se ponga el “lo” se subraya un verbo u otro. Si en “intentarlo” se le da a la frase la fuerza del que recomienza, un ahínco de firme voluntad: “¡Volver a intentarlo!”. No me extraña que mi amigo, siendo cómo es, prefiriese esa opción. En cambio, cuando se dice “Volverlo a intentar”, el acento recae sobre el recomienzo, sobre la rutina de la vuelta a empezar, y lo del intento queda mucho más difuminado, sin grandes esperanzas. Hoy, que es lunes, resulta más fácil de apreciar el matiz que en mitad del extraordinario puente de mayo. Volverlo a intentar (Sevilla, Renacimiento, 1989) es apropiado para el que titularía su obra completa Variaciones y reincidencias (Sevilla, Renacimiento, 1997), reincidiendo, por cierto, en otro de sus títulos (Madrid, Visor Libros, 1985, Visor de poesía). En aciertos expresivos como éste, pequeño, apenas el golpe de una sílaba, pero muy significativo y coherente con toda una cosmovisión, se descubre al poeta.

9 comentarios:

Dal dijo...

No sé, no sé. Tenemos que volverlo a hablar.

Antonio Serrano Cueto dijo...

¿Hay intencionalidad? ¿Licencia poética? El uso de "lo" con el verbo principal de la perífrasis, aun cuando sea objeto del otro, es algo bastante generalizado. A mí me suena mal, y además a veces confunde. Fíjate en esta letra de Sabina (confieso que me costó entender la sintaxis la primera vez que la oí):

"Yo quería quererla querer y ella no" (= "yo quería querer quererla"). Ahí es nada. ¿Intencionado? La repetición del verbo hasta tres veces, sin duda, pero la colocación de "la" no estoy tan seguro.

Anónima dijo...

Yo habría puesto "A VOLVER LO INTENTAR".

Jesús Beades dijo...

Claro. No es lo mismo "propia casa" que "casa propia". O "pequeñas sombras", que "sombras pequeñas". Explicarlo es complicado, pero hay grandísimas diferencias.

tlön dijo...

Estoy deseando leerlo. Todo lo suyo me ha encantado siempre.

Un abrazo y salud.

Tlön

CB dijo...

Sí, a mí también me gusta más el título así, dice algo completamente distinto.
Volver a intentarlo es lo mismo que reintentarlo, o intentarlo de nuevo: la fuerza expresiva está en el verbo "intentar" con la pequeña modificación del "re-", y el "lo" al final es casi lo de menos. Adelantando el "lo", se resalta y se pone en relación con el verbo principal: así, la frase ya no es equivalente a "reintentar-lo", sino a "volver a ello en el intento". La fuerza expresiva está en "volver a ello".
Se ve mucho más claro si lo ponemos en forma personal: no es en absoluto lo mismo "lo volveré a intentar", con el "lo" adelantado al primer plano, que "volveré a intentarlo".
O "me tengo que ir (a dormir)",lo cual daría "tenerse que ir (a dormir)", que "tengo que irme (a dormir)".

Rocío Arana dijo...

¿Y el guión? El guión es lo mejor. Es una coincidencia o no, ayer lo vi en es stand de Renacimiento de la Feria del Libro (al que parezco abonada) y estuve a punto0 de comprarlo. ¿Me lo recomiendas?

CB dijo...

Eso es, justo, el guión. Qué clarividencia. Yo lo vi sólo al final, cuando ya me iba a dormir y seguía dándole vueltas: que el meollo del título está en ese misterioso "lo" (que es verdad que es lo que más intriga), que se pone en relieve sintácticamente, rescatándolo de la posición final, y tipográficamente, con ese corte.

E. G-Máiquez dijo...

Qué bien lo explicas, CB. Muchas, muchísimas gracias.

Y, sí, Rocío, la portada es un acierto completo de A. Linares, con el guión, que subraya, y el "Volver" inmenso, dejando claro (más claro aún) a Salvago.

El libro está recogido en Variaciones y reincidencias, pero como es barato y una preciosidad, por amor a las ediciones originales, te lo podrías comprar, sí.