viernes, 29 de marzo de 2013

Himno eucarístico


De Ibáñez Langlois en el Libro de la Pasión:


En el pequeño pan que yace sobre esta mesa 
la materia del universo se ha conmovido 
los espíritus tiemblan 
nos deslizamos casi eucarísticamente dicen los ríos 
nos abrimos como sacramentos musitan las flores 
lo que acaba de hacerse sobre esa mesa 
me afecta en forma física dice Saturno a sus siete anillos 
y lo mismo repite el sistema solar 
ah las estrellas resplandecemos con otra luz 
mi velocidad es la misma pero ha aumentado dice la luz 
los arcángeles tiemblan en la gloria 
los siete mil elementos del cosmos han cumplido sus sueños 
no sé cómo decirlo exactamente se dice el cosmos 
pero tengo la sensación de haberme convertido en un tabernáculo 
de aquí a la eternidad de aquí a la gloria 
no hay más que un paso dicen los trigales.

[Esa idea de que el universo se ha convertido en un tabernáculo es la misma a la que llega Ramón Gaya cuando dice que la realidad no es sagrada, sino más bien sagrario. Que a un mismo sitio y tal alto y tan concreto lleguen ambos por dos caminos tan diferentes: la ortodoxia, el estudio y la poesía, Ibáñez Langlois; la independencia, la atención y la pintura, Gaya, es casi una prueba del nueve.]

1 comentario:

Juan Mazoy dijo...

Como soy débil, me encantan las pruebas del nueve.