jueves, 25 de abril de 2013

Medusa es la amenaza


Cuánto me cuesta ver lo invisible. El centro del terror del Canto IX de la Comedia, que ya quedamos que, con todas las lecturas superpuestas que propone siempre Dante, reflexiona sobre la inspiración, el centro de terror, digo, es lo que no se cuenta. La llegada inminente de la Gorgona. Es una técnica básica del miedo: la inminencia interminable. 

Pueden pasar, pues, dos cosas: la llegada del ángel, que se suplica con temerosa esperanza, la de Medusa, que se presiente con terrorífica certeza. Si el primero representa la posibilidad de seguir el camino y la obra, la segunda, en perfecta correspondencia, la petrificación, que simboliza, como nos recuerda Juan Eduardo Cirlot, la detención en el progreso moral. 

Virgilio, tan racional siempre, le tapa los ojos a Dante, pues sabe que es el miedo a Medusa su arma más poderosa, como lo es el miedo al bloqueo de escritor. La cabeza llena de serpientes nos recuerda esos pensamientos bajos y venenosos y desesperanzados que nos envenenan. 

Tan protagonista del canto como el Ángel es la Gorgona, aunque gracias a Dios no acuda. 


2 comentarios:

Jesús Sanz Rioja dijo...

¿Habrá un libro que reúna todos estos artículos?

Enrique García-Máiquez dijo...

Me encantaría.