viernes, 12 de abril de 2013

Todo lo que no es magdalena es plagio


Y un microensayo sobre la posibilidad de una sinceridad retroactiva. Aquí


6 comentarios:

ACdR dijo...

¿Dónde? Creo que te has saltado el trampolink, Enrique (no hace falta que publiques este comentario, es sólo por avisar:-).

Inmaculada Moreno H. dijo...

Falla el enlace ¿no? Aquí ¿dónde?

Ununcuadio Uuq dijo...

Falta el enlace :(

Enrique García-Máiquez dijo...

Ya está arreglado. Publico vuestros avisos como un anfitrión enseña a los demás los regalos más delicados de sus amigos. Os agradezco el interés, la tempranera atención y la molestia de avisarme. Tres reverencias para los tres.

Jesús Sanz Rioja dijo...

"El En busca del tiempo perdido de Proust ha llegado a ser un florón de los gay & lesbian studies, pero puedo arrancarlo a esa reducción segregativa y reabrir las páginas del libro a la luz trágica de un tiempo reencontrado para volver a perderse. Mil autos de fe no equivaldrían a un solo acto de fe. Más vale una relectura crítica. Un fuego que purifique más que un fuego que consuma. Tanto más cuanto que hay obras sulfurosas que esconden diamantes bajo su ganga y obras que exhalan incienso que no son más que bisutería barata. Examinadlo todo (panta) y quedaos con lo bueno (1 Ts 5, 21)."
(Fabrice Hadjadj, La fe de los demonios)

Bien asimilada la lección. Excelente.

Enrique García-Máiquez dijo...

Excelente la cita, que ya había olvidado y me apunto, para que me siga acompañando por el camino de Swann.