domingo, 2 de febrero de 2014

Ambulancia y k.o.


La noqueante sensación de encajar como un guante en una parábola. 

***

Cuánto más lo pienso más claro lo agradezco. El buen samaritano socorrió generosamente al herido, pero sobre todo salvó al levita y al sacerdote porque, gracias a él, la indiferencia de ellos no pasó de ser una falta moral y no se convirtió en denegación del deber de auxilio o, incluso, en complicidad culposa con un homicidio. Cuánto debemos al buen samaritano y cuántos, incontables.