jueves, 13 de febrero de 2014

Matiz


Siempre nos resulta más altruista el que se preocupa por nuestra fiebre que el que lo hace por nuestra tos.