sábado, 15 de febrero de 2014

Cruz


Como estamos con el cara y cruz, al verso de amor de ayer, sumamos éstos tres de hoy, cruz, pero también de amor. 

{…} 
La triste libertad 
que me concedes 
cuando faltas. 

Son de Carlos Iglesias Díez, en el libro El niño de arena (Deva, Gijón, 2013) que, a pesar de sus referentes literarios, con la excepción de Cohen, me ha gustado tanto como para leerme el epílogo de Olay, que también es estupendo. 

Seguiremos citándolo...