martes, 28 de diciembre de 2010

Prohibido decir: "¡Qué bien la parejita!"

El inocente es niño, y no es una inocentada. Pero mucho cuidado con felicitarme con un “¡Qué bien: ya tenéis la parejita!”, como si uno acabase de completar una colección de cromos. Siempre me dio un poco de grima la expresión ésa y a ver, ay, cuántas veces la voy a tener que oír a partir de ahora… Dan escalofríos.

El médico, sin embargo, saltaba exultante. Si en vez de nosotros, le pilla una parejita de modernos feministas le ponen una demanda en cualquier tribunal de Igualdad de género o de Laicidad. Porque gritó, me parece que hasta alzando los brazos: “¡Dios ha bendecido a esta familia: es un niño!” (sic). Se levantó del ecógrafo, me dio la mano, me miró a los ojos y dijo: “Enhorabuena, sí, enhorabuena”. En su honor hay que decir que no dijo ni una vez lo de la parejita.

19 comentarios:

Ramón Simón dijo...

¡qué bien, Enrique: ya podéis jugar al parchís!

Enhorabuena, siempre es motivo de alegría ver como la familia crece.

saludos

E. G-Máiquez dijo...

Oh, sí: lo del parchís me encanta. Gracias, R.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues qué quieres que te diga: lo primero, claro, mi enhorabuena. No porque sea niño, sino porque sea, simplemente. Ya ves, a mí Dios me ha bendecido con cuatro niñas. Y tan feliz, cómo no.
Un fuerte abrazo (y vaya día 28 que llevas, tan productivo, con tres entradas ya...)
(Por cierto, tambien hay parchís para seis...)

Kris Kelvin dijo...

¡Qué bien: la paridad!

Saludos y enhorabuena

E. G-Máiquez dijo...

Touché, Kelvin.

Y buena idea, JAGR. Pondré una entrada más aún, para velar un poco ésta, que quede como la casa de Belén, clara y limpia, y por detrás.

Anónimo dijo...

qué bien y... qué bien. A riesgo (seguro) de ser un ordinario, diré: "olé, un niño con dos cojones", comentario de derechas y reaccionario por supuesto. Ah, Enrique, descuida, en esta relación "la parejita" sois los padres! J

José Miguel Ridao dijo...

Pues no sabes de la que te has librado. Yo tengo cuatro criaturos y llevo varios años soportando eso de... "y ahora qué, a por la parejita, ¿eh?" La gente es que tiene mucha guasa. Al fin y al cabo tú lo oirás los primeros meses, pero me temo que yo, aunque tenga más criaturos, seguiré soportándolo hasta que acabe mi edad fértil (recuerdo con horror al padre de Julio Iglesias).

Enhorabuena.

Maria dijo...

Tiene razón Ridao. Ya no habrá más comentarios sobre el sexo en próximos embarazos.
Conozco una familia con 13 hijos varones que ha tenido que oir muchas veces la horrible frase de "¿Qué? ¿buscando la niña?"
Felicidades

José María JURADO dijo...

Felicidades, pero hay algo que no entiendo, aunque no soy aficionado al póker, al tratarse de hermanos ¿la parejita no serían 2 niñas como tengo yo por caso? Un abrazo.

Anónimo dijo...

Y al mus...

Ignacio Trujillo dijo...

Perdona Enrique es que estoy probando si entran mis comentarios, porque como soy nuevo en estas lides no se lo de la contraseña y las letras esa que salen. A lo peor te he remitido un comentario anterior 50 veces...
Es sólo para darte la enhorabuena por ese machote.

E. G-Máiquez dijo...

Éste, Ignacio, es el primero que entra pero me doy por cincuenta veces felicitado. 50 gracias.

Y a todos, menos al anónimo del mus, pues el mus casi arruina mi vida. Tuve que elegir entre el mus y la musa y por suerte, como siempre, ganó ella. Pertenezco ahora a Museros Anónimos. Genial Ridao, y María, que me animan mucho. Abrazos.

Ignacio Trujillo dijo...

Creo que ya le he cogido el tranquillo...
Sólo decirte que uno no se libra tan fácilmente de frasecitas graciosas. Hoy hace seis años, nació Manolito, el tercero de mis hijos, y de oir lo de la parejita pasé a eso de ¿Ya lo dejarás no? pero en estilo vulgar.

Pero bueno, no hay quién le quite a uno ese estado de in-gravidez rotunda en el que se halla durante la espera. ¡que lo disfruteis!

Juan Ignacio dijo...

Cuando me la decían, que pasó, y muchas veces, sonreía (falsamente, debo admitirlo) en silencio.

Me daban ganas de decir: "¡Pero quiero tener más, eh!"

Luego me decía para mis adentros: No necesariamente me están diciendo que ya debo estar satisfecho, es sólo una frase hecha.

Pero la frase de tu doctor prueba que cuando te lo dicen va implicito el siguiente pensamiento: "Qué suerte, ya tienen todo el surtido posible, ya pueden parar".

Luego se me ocurrieron frases para responder, que ya no puedo usar, pero vos quizás sí (si es que estás abierto a tener más hijos).

Por ejemplo: "Sí, ya tengo la parejita, ahora voy por la segunda".

En fin... Gracias por el espacio para la catarsis.

Juan Ignacio dijo...

¡Eh, pero qué torpe he sido: Felicitaciones!

Manuel dijo...

En mi caso, de seis hermanos soy el único varón (para indignación de cuantos aspirantes hay a ministra, mi sola presencia obliga al uso gramatical del género masculino). Como nací el segundo, nadie puede soltar la "horrible frase" que dice Maria; para aliviar su incómodo silencio, yo les suelo comunicar la sospecha de que mis padres, al comparar cómo les habían salido sus primeros niño y niña, hicieron luego lo posible por enmendar su error.

Avd dijo...

Felicitaciones Enrique, me alegra haber tenido la leve intuición de que es niño,tampoco estaba tan difícil.

Por cierto, yo también escribí un comentario que no se publicó.
Un abrazo.

Miriam dijo...

¿Será que el médico tiene hermanas,sobrinas e hijas, y ningún varón?
¿o estará cansado de ver en la consulta a tanta mujer y agradece la compañía de los varones?
¡Enhorabuena a toda la familia!

Gonzalo dijo...

Se me ocurren comentarios sobre dos temas distintos.

Uno, en el que no quiero mezclarte porque no es el caso, es el de esas parejas que programan su vida tan meticulosamente, empezando por el número de hijos a tener e incluso las técnicas a utilizar para que todo encaje y tengan la parejita... Por un lado nunca he entendido ese afán de tenerlo todo medido y programado, y por otro, puestos a tener sólo dos criaturas, ¿no será mejor que sean dos niños o dos niñas para que así puedan jugar y pelearse más a fondo? En fin, no profundicemos que no es el caso.

El otro, el que sí te dirijo, es fruto de la experiencia: Enhorabuena, te viene un compañero de trinchera que te ayude a defenderte de las (y ojo al plural porque es fundamental) jefas.

;-)