jueves, 26 de junio de 2008

El cuarto poder

Escribo un artículo defendiendo a La Gualda y después me entero de que la selección española va a jugar de amarillo. Pena que artículo y noticia saliesen ayer simultáneamente, porque si no podría hablar del poder de la prensa y hasta creérmelo. Ahora me pregunto si en Cuatro la selección seguirá siendo La Roja o se pasarán, por un partido y sin que sirva de precedente, a La Gualda.

8 comentarios:

Rocío Arana dijo...

ya decía yo, éste no habla de los Mundiales qué raro...

Jaime dijo...

Los gualdos sería un bonito nombre (de musicalidad dantesca)para un partido de centro en "esta españa nuestra", ¿no os parece?

alejops dijo...

Yo creo que no saben lo que significa gualda, así que se inventarán alguna otra expresión rocambolesca(como lo de "la Plaza Roja de Madrid").
Si los rusos juegan de blanco y "nosotros" de amarillo, ¿no va a ser un poco lío?
¿Y España desde cuando va de amarillo?

Ignacio dijo...

Arcadi, viendo que los italianos llaman a la suya la nazionale azzurra, se lamentaba el otro día de la ocasión reconciliatoria perdida, la guerra civil disuelta por fin en empate: la roja nacional.

Por lo demás, don Enrique, esto de La Roja tiene toda la pinta de ser un trapo para que le entraran ustedes, los columnistas de derechas. Y ha funcionado con exactitud pavloviana.

Fernando dijo...

Admirado Don Enrique:

Lo único que importa, creo yo, es que Don Mariano Rajoy va a trabajar esta tarde de comentarista del partido para la Cuatro, en directo desde la Plaza Roja de Madrid.

¡¡¡Viva el centrismo!!!

¿Habría llegado Thatcher a donde llegó si, en 1975, se hubiera dedicado a comentar partidos de cricket en una tele laborista? ¿O Reagan, el mismo año, con un partido de rugby en una tele socialista?

F.

glup dijo...

La Plaza Roja de Moscú ya tenía ese nombre antes de 1917.

Nadie dijo...

Ni roja, ni gualda: siempre fue rojigualda, y su santo y seña era la furia. A ver si el domingo hay suerte, y la furia española hace honor a su nombre. El gusto sería doble: placer por que nuestro equipo gane, y placer por saber lo "desolados" que se van a quedar los nazionalistas. Así revienten.

Tlön dijo...

Lo de Plaza Roja es sonrojante hasta para un rojazo como yo (quizás por motivos distintos a los vuestros, pero sonrojante al cabo). No obstante, el calificativo "la roja" lo he oído a medios de todo signo y no le veo más connotaciones que las que el oyente quiera darle.

Un saludo y Salud

Tlön