martes, 3 de junio de 2008

Las estrellas

Entre los cambios que esto del blogg me ha supuesto, uno de lectura. Ahora busco como un explorador obseso la prehistoria del género, y me recreo pensando en qué bloggers extraordinarios habrían sido Eugenio d'Ors, Bernardo Soares o Bloy. Entre ellos, habría brillado con luz propia el Logan Pearsall Smith de Trivia. Observen qué entrada ésta:
..........................LAS ESTRELLAS

Ganando mi casa contra el viento y la lluvia a través de una noche oscura, un repentino chaparrón, más recio que los otros, me hizo ponerme a cubierto bajo un árbol. Pero pronto el cielo se abrió por el oeste; la luminaria de las estrellas se esparció desde detrás de las nubes. Yo estaba atónito ante su brillo, viendo como ellas colmaban la noche con su lustre. Así que continué mi camino acompañado; Arturo me seguía y se enredaba en un árbol frondoso, resplandecía, se ocultaba por momentos, y emergía triunfante, Señor del Cielo del Oeste. Avanzando por la carretera con mi gabardina y mis botas de agua, mis pensamientos estaban entre las
constelaciones. Yo también era uno de los príncipes del Universo estrellado; en mí también había algo que titilaba, que brillaba.

4 comentarios:

Jesús Beades dijo...

Es oro todo lo que brilla. (Con esta máxima habría que escribir un libro, chestertoniano of course).

ARP dijo...

Sí, gran entrada (y gran comentario de Jesús Beades).
¿No sería mejor poner 'Arturo'? Así se carga más de referencias caballerescas la estrella.

Nodisparenalpianista dijo...

¡Oye, pues es cierto!!!

Carlos RM dijo...

¿Cómo era aquello de "Las estrellas, millones de ellas, brillan...? [O algo así].