viernes, 13 de junio de 2008

Aúpa Aído

A Bibiana Aído la están criticando mucho por lo de los miembros y las miembras. En realidad, habría que animarla. Lo suyo es un disparate, sí, pero digno de aplauso, un esperpento esperanzador, una catarsis, un tratamiento homeopático contra la tontería.

A mí la cursilería esta de ciudadanos y ciudadanas me conviene, ojo, pues negándome a usarla doy a mis textos concisión y cierta mordiente reaccionaria. Me preocupa, en cambio, que la cosa acabe afectando a los clásicos. Por ejemplo, Jesucristo, apiadándose de todos, dijo: “Bienaventurados los que lloran”. ¿Habrá ya quienes echen en falta un “Bienaventurados y bienaventuradas los que lloran y las que lloran”?

Si tanta confusión del género con el sexo la mantuviesen en el campo magnético de lo políticamente correcto, seguiría extendiéndose. Se suele ridiculizar en privado, pero en cuanto cualquiera coge un micrófono, recae. La única solución que veo es Bibiana Aído o la reductio ad absurdum. Tuvimos los jóvenes y las jóvenas. Y yo he escuchado a un inspector de educación exigirnos a los profesores y a las profesoras que cumpliésemos los requisitos y las requisitas. Pensé que ésas eran las plusmarcas, pero ha venido Aído.

Afortunadamente, gracias a zelotes de la ideología de género como ella, estamos dando todos un respingo reparador, que buena falta nos hacía. La miembra del Gobierno ha prometido seguir en sus trece… Seguiremos nosotros aído al parche.

9 comentarios:

batiscafo dijo...

Lo del "anglicismo" fistro también da para mucho.

batiscafo dijo...

Lo del "anglicismo" fistro también da para mucho.

Eduardo del Pino González dijo...

Aído no lo sabe, pero lo de miembros y miembras ya fue explotado con doble intención en el Gaudeamus igitur.

Eduardo del Pino González dijo...

Quizás no hemos entendido la doble o triple intención de Bibiana Aído.

Alguna vez he asistido a un acto académico rematado con el canto lento y solemne del Gaudeamus Igitur.

He visto sonreírse a los profesionales del latín:

Vivat Academia,
Vivant professores,
Vivat membrum quodlibet,
Vivant membra quaelibet,
Omnia sint in flore.

En realidad, ese canto está originariamente pensado para corearlo más rápido, al son de las jarras de cerveza, entre estudiantes. En la literatura latina, que los estudiantes medievales conocían mejor que los de hoy, la forma neutra plural "membra" se usa a veces para referirse a los miembros del cuerpo a los que no se quiere referir.

En medio de tanto desatino, vete tú a pensar si Bibiana Aído ha ido a inspirarse en ese texto. En fin, no lo creo.

Nadie dijo...

"aído al parche"...¡Buenísimo!
Creo que las neuronas de la señora Ministra son tan iguales, tan iguales, tan iguales, que es como si sólo tuviese una. Vamos, que no tiene mucha cerebra, la pobra.

Fernando dijo...

Estimado Don Enrique:

Ustes, si es profesor, conocerá uno de los aspectos más ridículos de este proceso, y es el uso, en los libros de texto, de "los niños y las niñas", "los españoles y las españolas". Un adulto puede estar preparado para rechazar esta adulteración, si es que ha leido un poquito, pero que se meta esta forma incorrecta de hablar a los niños y a los adolescentes es algo indignante.

Peor aún: que tambien se meta en las Leyes.

F.

Anónimo dijo...

¿Aído? ¿Cómo se atreve? Será Aída, ¿no? O, como mínimo, Bibiana Aído y Aída.
Es más, ¿qué es eso de "el Gobierno"? Si hay miembros y miembras (yo creo que conozco a alguna, pero no estoy seguro), tiene que haber Gobiernos y Gobiernas.
En fin...

EFB

A Día De Hoy dijo...

No se trata de una reducción al absurdo, que es operación lógica, sino de una reducción al ridículo que es una arma retórica. No estamos ante gramáticos, sino ante la nueva forma - degradada como todo lo nuevo - del rétor, es decir, expertos en imagen y propaganda. Hace falta reirse de ellos, de otro modo harán pasar su desnudez por una majestuosa vestimenta, como aquel emperador de cuento.

Rocío Arana dijo...

iba a decir genial lo de aído al parche, pero se me adelantaron...