viernes, 8 de mayo de 2009

Convaleciente

Lo natural es que duelan
los ojos... Son tan pequeños,
tan grande la primavera.

Cuando los tengo cerrados
no me duelen...
------------------ Sin embargo...

8 comentarios:

carmen dijo...

Enrique tu nos abres los ojos a los demás. Un abrazo fuerte

Dal dijo...

Acuérdate en estos momentos convalecientes del gran Borges. Creo que fue en "Historia de la noche" donde dice de la propia noche:

Y pensar que no existiría / sin esos tenues instrumentos, los ojos.

Que tus tenues instrumentos se recuperen pronto, amigo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Menuda convalescencia. Enorme poema.

Abrazos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Estupendo el poema. Los los tres primeros versos son además terapéuticos.

CB dijo...

Emocionante, tú sí que eres grande.
Cuídate mucho y siéntela, huélela, que descansen los ojos y trabaje un poco el resto, que se nos vuelve vago.

Andoni Rentería dijo...

Qué bueno, Enrique. Me sumo a los mensajes de ánimo y no puedo resistirme a traerte los dos primeros versos del poema Maiatza de Kirmen Uribe, con los que un tal López ha hecho historia por aquí:

Mira, ha entrado mayo, / Ha extendido su párpado azul sobre el puerto.Saludos cordiales.

Belén Núñez dijo...

Poema exacto.

Que haya mejoría.

Isabel Riñón dijo...

sin embargo...

véate yo y muera
que no sé, rendido ya,
si el verte muerte me da
el no verte qué me diera