jueves, 7 de mayo de 2009

¿Y Dios qué piensa?

Qué hermoso alejandrino de Tomás Segovia, que vale por toda una poética y, si nos ponemos literales, para empezar una oración:

Sé que lo sabes todo pero ¿te he dicho ya

Últimamente, debe de ser la conciencia, todo me pone de rodillas. Porque qué me dicen de este otro alejandrino de Federico:
¡Qué tragedia tan honda!, ¿y Dios qué piensa?
Y eso es todo: interesarse por lo que Él piensa, decirle lo que ya sabe.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace tiempo que no pasaba por aquí pero me alegro mucho del bien de ojo... Se le deslizó "podemos literales" por "ponernos literales", ¿no? inevitable erratilla lógica después de una intervención oftalmológica con un anestesista distendiendo el ambiente con la alusión a los premios de Sorolla... Ventajas de mudarse, la avenida de los Osborne no tenía premio ni la dirección resultaba tan fácilmente memorizable... Hermoso alejandrino, sí. Mi cordial saludo.

E. G-Máiquez dijo...

Me alegro de que se haya pasado por el blogg justo a tiempo de cumplir con una obra de misericordia (visitar al emfermo) o dos (corregir erratas). Y gracias por su cordial saludo.

Basil Gant dijo...

Dios puede más, Dios sabe más ¡Dios nos quiere más!
Gracias por este post, de todo corazón

AnaCó dijo...

¡Muy bonito!

Eduardo Flores dijo...

...quien habla solo espera, hablar a Dios un día...

Sin duda, ya que en alejandrinos espirituales estamos, me quedo con éste ¿no?

Un saludo,
Eduardo Flores.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bello, es la realidad bien definida.