miércoles, 28 de marzo de 2012

Alka-Seltzer

Entre el repertorio de resacas de la feria de la democracia, un analgésico andaluz

12 comentarios:

Hipótesis de Riemann dijo...

Indefendible, sorry.
Vaya tirabuzón con cinta de Moebius y triple mortal lateral revenido para explicar lo que no tiene explicación.
Aplicas un rasero a Andalucía que, aplicado a mi querida tierra vasca es que, vamos, acabamos justificando que la existencia de Bildu es güena para la democracia en España.
Y eso que a mí el PP me tiene más quemado que al rubal.
Pero decir que ahora lo que falló es el votante de derechas que se quedó en casa... Pues al parecer esos no son andaluces, no. Y el resto, un dato empírico, inamovible, macizo. Vamos, pura roca.
La próxima vez será el condensador de fluzo, que tiene mal ajustada la trócola de la junta de culata.
Algo huele a Dinamarca, en Andalucía. Y mucho.
Y estoy en contra del insulto, que no lleva a nada. Pero conozcamos el paño, y asumámoslo. Eso del sur es otro continente, si no otro planeta. Un planeta de teflón.

Miguel dijo...

Supongo que la Reforma laboral tiene bastante que ver con todo esto, pero definitivamente no entiendo a los andaluces. Y no veo por ninguna parte la victoria de España, sólo veo una confirmación más de que esta democracia (no sé si madura o inmadura) se llama así por inercia. No culpo a nadie; puestos en situación mi primera opción política sería el Movimiento de Apoyo al Pueblo Kurdo.

A todo esto, yo estaba esperando ansiosamente tu artículo porque pensé que hablaría de la Huelga..., ¡vaya decepción!, ahora no sé que haré mañana.

PS: el comentario de 'Hipótesis de Riemann' es soberbio, claridad científica.

Enrique García-Máiquez dijo...

Gracias, y por partes.

Los hechos para empezar, querido amigo científico. El PSOE ha perdido nueve escaños,nueve y la mayoría, la mayoría, por primera vez. Eso es un castigo electoral de aúpa (dado por andaluces y votantes suyos) a la corrupción y a la ineficacia. El votante del PSOE, en términos globales, ha cumplido.

Pero el PP ha perdido 400.000 votos de andaluces que le votaron en las generales. Le habrían dado la mayoría. ¿Por qué no les votaron? Pues porque nadie está obligado a votar al que le acaba de engañar descaradamente. No votaron al PSOE, claro, sino que se quedaron en casa. De manera que es el PP el que tiene que replantearse sus líderes (vaya cara para el cambio la de Arenas, y la de Antonio Sanz), sus políticas y, si esas son tan irremediables, el orden de los factores (tendrían que haberse recortado un poco ellos antes), y la manera de explicarse al pueblo soberano, y el desprecio sistemático a los funcionarios (así, en bloque), y tantas cosas.

Sobre que vaya a resultar beneficioso para la gestión del Estado de las Autonomías, lo veremos. Mi apuesta es que Rajoy tendrá que coger ese toro por los cuernos, mientras que ante los órdagos soberanistas hubiese mirado para otro lado. El café para todos fue un mal, pero menor porque exigía antes o después la vuelta atrás. Ahora Andalucía exigirá que siga sirviéndose un café... que ya no hay.

Sobre Bildu, no digo que sea güena (¿se pronuncia así en vasco?) para que vaya fagocitando a los demás nacionalismos de rostro semi-amable y ponga a cada votante y a cada ideología en su verdadero sitio moral. Un catalizador, como si dijésemos. Pero es algo que tengo que pensar mucho más, como casi todo.

Fernando dijo...

Así es, Enrique. Hay de fondo un racismo hacia los andaluces, si tal cosa puede ser: no he oído a nadie decir que los asturianos sean corruptos o vagos o tontos por haber votado más o menos a Cascos o a los socialistas, como se está haciendo con vosotros.

Enrique García-Máiquez dijo...

Perdona, Miguel. Estaba contestando a HdR y no vi tu comentario. Como te solidarizas, valga mi respuesta.

A los andaluces en conjunto no hay que entenderlos, porque somos muy distintos unos de otros. Y si uno mira por partes los votos de cada partido (y los no votos de los andalucistas) se aclara más.

Gracias por esperar mi opinión sobre la huelga. Yo paso de ella, naturalmente.

Enrique García-Máiquez dijo...

Perdona, Fernando. Estaba contestando a Miguel, y no vi tu comentario, que te agradezco. Es peor que racismo. Es ceguera para los datos, como explico arriba.

Gonzalo dijo...

A mí lo que me hace gracia es que la culpa de la incapacidad manifiesta del pepé andaluz la tienen... los andaluces que no son del pepé.

Me quedo con tu respuesta anterior y sobre todo con el enlace que pones a la comparación de Manolo Morillo.

En mi casa nadie cobra eres, ni per, ni subvención, ni nada de eso. La empresa (privada) en la que trabajo está en serias dificultades, por cómo está el mercado y las pesetas, y cada día que pasa me tiento la ropa pensando en mi futuro laboral y el sostenimiento de mi familia.

Y resulta que viene un partido que ni me ofrece unos principios sólidos (otra vez me remito al enlace a Manolo Morillo), ni me ofrece alternativas a la corrupción (¿no la hay más que ne Andalucía y en el PSOE? ¡JA!), y además me demuestra por la experiencia reciente a nivel nacional que su discurso (si es que me convenciera) no es de fiar.

Así que decido, otra vez, no fiarme de ellos, no regalarles mi voto, no encargarles que sigan pisoteando principios, no permitirles que sigan en la espiral destructiva del estado de las autonomías...

¡Y RESULTA QUE SOY UN VAGO, UN SUBVENCIONADO, Y LA CULPA DE LOS MALES ES MÍA!

Qué pena que las pedorretas tengan difícil transcripción a estas líneas...

María dijo...

Yo sí he votado al PP.
Y no soy del PP ni el PP es mío. Me indignan muchas de sus acciones y más sus omisiones (aunque les reconozco un cambio de rumbo en asuntos como la defensa de la vida, no digo que se pudiera hacer má pero ni en sueños imaginé a Gallardón calificando al aborto como violencia estructural contra la mujer.

Pero mucho menos me gusta el PSOE: ni me gustan sus ideas, ni me gustan sus formas de llevarlas a la práctica, ni me gustan sus líderes.

Ninguna opción politica me representa pero, desde luego ninguna es equidistante.

Y cuando voto, no solo voto a favor de un candidato sino sobre todo voto en contra de los demás. Es lo que hice el domingo: intentar sacar del poder a los que durante 30 años han hundido a mi tierra. Metiendo mucho la pata y sobre todo metiendo muchísimo la mano.

No concibo que puede pensar la gente que ha vuelto a votar al PSOE y a IU a pesar de todo.

Anónimo dijo...

Se te olvida la importante subida de IU y los votantes desencantados del PSOE que decidieron quedarse en casa (conozco a muchos)y los votos a partidos minoritarios de izquierda que no se han visto reflejados y el voto que oscila entre el PP y el PSOE que en noviembre decidió castigar a ZP pero que no es de derecha ni tiene ningún interés en que salga Arenas.
La derecha lo tiene crudo para gobernar en Andalucía, se ha expresado durante 30 años y se ha vuelto a recalcar en estas elecciones con un contexto tan favorable para un PP borracho de encuestas.

Adaldrida dijo...

Mejor me callo...
Aunque no: no estoy de acuerdo con tu artículo. Ea. Y estoy muy de acuerdo con la Hipótesis de Riemann.
Yo, andaluza hasta la médula, la noche del 25 M consideré por vez primera empadronarme en La Rioja.

Cuando todo eran dulzuras para el PP era yo muy crítica... ahora pienso que es injusto que con unos partidos se tiene muuuucha paciencia y con otros, muuuuy poca.

Enrique García-Máiquez dijo...

Gracias, María. Yo estoy de acuerdo contigo. Esta vez sí he votado al PP, más que nada por la inesperada gallardía de Gallardón, que le agradezco mucho. Pero lo cortés de mi voto y de mi idea de la política no quita para que entienda muy bien que haya quienes (más de 400 000) que no lo hayan hecho, hartos de engaños y digosdigodondedijediegos. La tentación de echarle a Andalucía una enmienda a la totalidad por socialista es muy poco autocrítica y objetiva.

Sí que hay más votos a la izquierda, querido anónimo, gracias por la precisión. Pero son normales. ¿Qué ofrece el PP de la reforma laboral (que es dura, eh) a unos amplios sectores sociales? Pero desplazándose a IU o a otros partidos, como indicas, o no votando, han manifestado su protesta contra un psoe corrupto e ineficaz. Eso, con un electorado de centro-derecha motivado, es más que suficiente. Lo hubiese sido, quiero decir.

Y por favor LLir, tú habla aquí siempre. Y si no estás de acuerdo conmigo, pues más. También soy hipercrítico con UPyD. Unas declaraciones edulcoradas de su líder andaluz ("no somos anti autonomistas, Dios nos libre, etc.") y en las que cometía el error de principiante de decir que sólo esperaba representación por Sevilla y Málaga, me hicieron desistir de votar a tan interesante formación. Uno es crítico con los partidos a los que puede votar. Los otros le dan un poco igual. Pasa como Jesucristo con los fariseos, que les daba cera porque eran los más cercanos en teoría.

María dijo...

Si, pero que pronto se han hartado esos 400.000 de los "engaños" del PP y que aguante han tenido con los de PSOE e IU.
(Es lo que dice Rocío: qué diferente la paciencia con unos y con otros)
Aunque no les hayan votado. Pero parto de la base de que cualquier persona mayor de edad sabe que no votar por el partido que puede desalojar a unos es lo mismo que votarles a estos que deben irse. Aunque uno lo que haya hecho haya sido quedarse en casa o votar al antitaurino por poner un ejemplo.