martes, 7 de julio de 2015

Estrellas y presbicia


Como quizá sabéis, me han puesto gafas de cerca. Gracias a ellas acabo de tener una visión. Estaba leyendo en el jardín, y he levantado la vista, y a través de ellas, aún he visto  las estrellas, más borrosas de lo normal, como es lógico, pero titilantes, más esforzadas. Y he visto claro que la inmensidad todavía se apiada de mi pequeñez. Estrellas, calderilla de la misericordia divina, cómo brillan en el cuenco de mis ojos, en la mano extendida de mi emoción.