jueves, 16 de julio de 2015

El amor en la memoria


La casualidad, esa mano izquierda de la providencia, quiso que esa tarde les contase a mis hijos las historias de amor de sus abuelos, de sus bisabuelos y de sus tatarabuelos. Estaban muy interesados y yo lamenté mucho no saberme la de más familiares. Lo lamenté muchísimo. Luego, por la noche, fui al cine con Leonor, y la película Ti ricordi di me?, que no es excelente, mostraba que el amor va en la memoria.  Comprendí mejor el entusiasmo de mis hijos esa tarde.