viernes, 24 de julio de 2015

Escribir, pintura abstracta


Ayer, en la playa, entre gaviotas. Mi hijo Quique me dice: "Escribe 'Gaviota'" Y mira las letras con la ilusión de que en un momento a otro se echen a volar. "Escribe 'Pico'". "Escribe 'alas'". Influye que él no sabe leer, pero el hecho se puede elevar a una verdad universal. Son las letras, esos trazos cuneiformes escritos con el palo de la sombrilla, un dibujo exacto y abstracto de la realidad. Él ha empezado a verlo y yo le he seguido. Por eso, la poesía que no se entiende no tiene sentido. Es doble abstracción, una redundancia.