domingo, 11 de junio de 2006

Masa


Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: "¡No mueras, te amo tanto!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.


Se le acercaron dos y repitiéronle:
"¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando "¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: "¡Quédate hermano!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente,
abrazó al primer hombre; echóse a andar...


[César Vallejo. España, aparta de mí este cáliz]

6 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Qué gran elección la de ese poema de César Vallejo. Lástima que tanta movilización no ablandará las ambiciones de ZP, pero la esperanza y el derecho al pataleo, no debe perderse nunca.
Horrible la manipulación informativa de los de siempre este fin de semana con respecto a la concentración de Plaza de Colón. Tienen miedo...

LLir dijo...

Tiene miedo, sí. Muy bueno lo de elegir a Vallejo para ilustrar la masa...

Aquilino Duque dijo...

Es de esperar que esta masa lo sea de vivos y no de cadáveres, como en Vallejo

E. G-Máiquez dijo...

No veo yo que la masa en este poema sea de cadáveres. El único muerto es al que resucita el amor unánime, ¿no? Otra cosa es que la masa real, en España, esté o no esté viva. En eso estamos, comprobándolo.

Jesús Beades dijo...

La masa está un poco "lignificada", que diría Peguy.

E. G-Máiquez dijo...

Ilústrame, Beades: ¿lignificada?