jueves, 2 de febrero de 2012

Conversación en el Paraíso



—¡¿Qué alboroto es éste?!
—Jolgorio, querrás decir. Una poeta polaca que acaba de llegar...
—¿Poeta y tanto jolgorio? ¿Y polaca, dices?
—Sí, sí, pero qué poeta, Madre de Dios...
—¿Quién es?
—No la conocía. Se llama Wislawa Szymborska
—Vaya por Dios. Repite, anda, que no he cogido el nombre.
—Wislawa Szymborska
—¿Bis.. wodska?
vʲisˈwava ʂɨmˈbɔrska —apunta Twardowski, que pasaba por allí, más orgulloso que nadie.
—Entonces, ¿Bisgüaba Sinwodska...?
—Bueno, tú, da igual; lo importante es leerla.
—¡Vamos volando!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poema de W. S.:

EPITAFIO
Aquí yace, como la coma anticuada,
la autora de algunos versos. Descanso
eterno
tuvo a bien darle la tierra, a pesar de
que la muerta
con los grupos literarios no se hablaba.
Aunque tampoco en su tumba encontró
nada
mejor que una lechuza, jacintos y este
treno.
Transeúnte, quita a tu electrónico
cerebro la cubierta
y piensa un poco en el destino de
Wislawa.

cb dijo...

Gracias.
Lo pasará de miedo con Carlos Pujol.

Adaldrida dijo...

Qué pena, que tú como siempre has convertido en alegría...

Miguel dijo...

A lo mejor llego tarde a la discusión, pero leí por ahí una vez que participó en la delación de sacerdotes católicos en la época comunista. Espero que me contradigáis.

Por cierto, Enrique, no viene a cuento pero, ¿qué te ha parecido la información que ha salido estos días en El Confidencial sobre posibles miembros de Yunque en HO, Profesionales por la Ética, etc?

Enrique García-Máiquez dijo...

No sé lo de la delación, Miguel, la verdad, y me encantaría contradecirlo categóricamente. Probablemente sea una exageración, típica en estos casos, porque si había oído que algunos en Polonia le achacaban poca oposición al comunismo, y le tenían cierta tirria por aquello. Con todo, basta recordar Diario de la felicidad de Steinhardt para tener en cuenta los extremos de heroísmo y hasta de santidad que eran necesarios bajo aquellos regímenes para ser, simplemente, una persona honesta. Sus poemas, en todo caso, por su carga de profundidad de humanismo y humor eran bastante oposición al materialismo dialéctico, me parece.

No he leído nada de eso del Yunque. La verdad es que no me da la vida y el asunto me pilla lejos, por un lado y por otro, pero si me lo recomiendas encarecidamente, lo busco.

Jesús Beades dijo...

Gracias por ponerme en tan buena compañía en el artículo.

Miguel dijo...

De lo primero encuentro esto: http://www.multilingualarchive.com/ma/enwiki/en/Wis%C5%82awa_Szymborska#cite_note-0 Cometí el error en su momento de postergar su lectura al enterarme; pero bueno, recomiéndame un libro suyo para empezar, que más vale tarde.

Y sí, me habría gustado verme a mí en Polonia.

De lo segundo hay mucho con un googleo simple (yunque el confidencial...). Es sólo una curiosidad (creo) así que si no estás para sutilezas...

Angel Ruiz dijo...

Mientras otros buscan lo bueno, tú, Miguel, te pones a rebuscar entre la basura, a ver si encuentras algo sucio.

Miguel dijo...

Mi fea (y quizá intolerante) manía de llevar la contraria.