martes, 7 de febrero de 2012

Primera persona


El peor enemigo del yo es el ego.
*
Confundir el ego con el yo es odioso.
*
Qué lección, que todavía no entiendo del todo, que en la confesión por excelencia, el yo del “Ego te absolvo” no sea el del que lo dice, sino el del que te absuelve. 

[Con mi agradecimiento a CB, que me ha hecho volver sobre estas chinchetas]

1 comentario:

cb dijo...

Qué buenísimas chinchetas, muchas gracias a ti.
Es un asunto complicado, porque no hay obra más personal ni que nazca más del "yo" que la obra de arte,
¿no?
Te lo digo a ti que lo sabes.
Los ojos y la mirada y los dones particularísimos del artista son fundamentales, y eso es "yo". Y tampoco pasa nada porque los vuelva hacia sí mismo, al contrario, en ese ahondamiento del "yo", nos ahondamos todos. Y seguramente vaya en el ser del artiste el tener un "yo" algo hipertrófico...
Y sin embargo no se puede negar que hay un arte, y sobre todo una literatura (la música y la pintura parece que se libran más), y sobre todo una poesía, egocéntrica, cerrada a la realidad, hasta a la propia, y narcisista. Y que atufa a ¡oh, yo! aun simulando no hablar de "yo".
¿La diferencia entre una y otra? No sabría decirlo, pero creo que los tiros van justo por donde apuntan tus chinchetas.
Muchas gracias, Enrique (y que no te entre el ataque de hipocondría, que tú de esa enfermedad nada de nada, más bien todo lo contrario)