viernes, 3 de febrero de 2012

Sigo flipando


Flipaba con mis alumnos. Y sigo.

Eso sí, creo que el profesor que le dijo aquello de que cualquier libro vale no fui yo, espero (aunque nunca se sabe qué se le puede escapar a uno en tres horas seguidas de clase). Y con lo que más flipo es con el hermosísimo párrafo cervantino-reaccionario que ha subrayado mi alumna de La española inglesa. Qué buen gusto. Y leyéndolo bien, no me extraña nada que el sistema (quizá inconscientemente, como el consenso de MacLuhan y en defensa propia) boicoteé el acceso a esos libros, tan maravillosa y políticamente incorrectos... 

14 comentarios:

gatoflauta dijo...

No estoy de acuerdo en lo de "reaccionario" o "políticamente incorrecto" respecto al párrafo de Cervantes subrayado. La actitud "progresista" (si es ésa la contraria) no consiste en estar en contra de la castidad pre (o hasta post) matrimonial para quien lo desee, sino en que sea exactamente así: para quien lo desee. Como no consiste en "amenazar" el modelo de familia tradicional, o el matrimonio "de toda la vida", que libremente pueden y deben practicar aquellos que lo prefieran, sino en no negar a quienes prefieran otros modelos de convivencia su derecho a optar por ellos, en uso de una libertad que a nadie perjudica. Si a eso se le llama reaccionarismo, el párrafo de Cervantes (que no excluye a nadie) no es reaccionario, a mi entender.

Balaverde dijo...

Lo mejor de todo es que si esta niña tan graciosa ha puesto esa cita en su blog debe ser precisamente porque piensa todo lo contrario que Gatoflauta.

Qué cosa tan bonita.

gatoflauta dijo...

De acuerdo con Balaverde: la diferencia de opiniones es la sal de la vida. Qué aburrido sería todo sin ella. Otra cosa es el intento de imponer las propias a todo quisque, intención que, sean cuales sean las opiniones y los quisques, encuentra uno poco grata. Y poco amiga de la convivencia, de paso.

felixvargas dijo...

Hombre, yo sí creo que es políticamente incorrecta la defensa de la castidad (término que gatoflauta confunde con la mera abstinencia sexual a juzgar por su especificacón "postmatrimonial"). La verdad es que no imagino una campaña pública en favor de la castidad que fuera entusiásticamente apoyada por la derecha (en vez de mirar hacia otro lado con incomodidad) o serenamente debatida por la izquierda (en vez de dedicarle insultos o caricaturas).
Claro que, a estas alturas, quién tiene claro qué es eso de la "corrección política". Es curioso cómo todos, desde su propia y salerosa diferencia de ideas, presumen por igual de ser "políticamente incorrectos" y de "ir contrra corriente".

Balaverde dijo...

Gatoflauta, ¿pero de verdad que usted se levanta, se pone un café, enciende el ordenador, lee El País, cae en este post, pincha el link y ve lo que ha puesto la chica en su blog, y lo único que se le ocurre es hacer un comentario como ese primero suyo? ¿O lo hace parta propiciar la sana polémica?

gatoflauta dijo...

Desconozco si Balaverde ha visto mi última nota. Lo que puedo contestarle es que, sobre leer otros periódicos además de El País (que también leo), ocurrírseme se me ocurren algunas cosas más (como imagino que le sucederá a él mismo, que se le ocurrirán otras cosas además de su último comentario). En todo caso, mi respuesta no era a la chica, sino a EGM, que es quien se refiere (no ella) a lo de "reaccionario" y "políticamente incorrecto". Son términos que, aplicados al texto de Cervantes, me parecen, además de completamente anacrónicos, bastante discutibles.

gatoflauta dijo...

No había visto la nota de felixvargas, que reprocha mi uso de "castidad". Copio aquí la definición que de "casto" aparece en el DRAE: "Dicho de una persona: Que se abstiene de todo goce sexual, o se atiene a lo que se considera como lícito". No veo, de acuerdo con eso, por qué la castidad no pueda ser posterior al matrimonio, o sólo pueda serlo si se la confunde con la "mera abstinencia sexual". Pero quizá es que yo no le entiendo bien.

Por otra parte, no me verá a mí presumir de ir contra corriente alguna. Hacer eso es dejar que la corriente determine nuestra conducta, aunque sea para oponerse a ella. Yo procuro comportarme de acuerdo con lo que en cada momento me parezca más justo y sensato, con independencia de que alguna corriente coincida o no con ello.

Enrique García-Máiquez dijo...

Con la natural excepción de Gatoflauta, que está por encima de eso, qué interesante el apunte de félixvargas, que le agradezco mucho. Ese apuntarse todo el mundo a lo políticamente incorrecto es un signo de los tiempos, en el sentido más fuerte de la expresión, como detecta el último Girard.

Con todo, y espero que no se entienda sólo en defensa propia, hay un método para saber qué es en verdad lo políticamente correcto, quizá. Sacar el máximo común denominador de aquellas ideas que nunca se dicen en los medios o nunca sin un punto de sorna.

Enrique García-Máiquez dijo...

Dos correos de amigos me sugieren que "gatoflauta" es un heterónimo mío, creado a propósito para animar el blog y propiciar las intervenciones de Balaverde. Se lo niego inmediatamente a vuelta de correo y aquí también por si algún otro que no tiene mi e-mail también lo ha malpensado. Lo hago en parte triste, porque ya me gustaría a mí tener tanto talento; en parte alegre porque me regocijo en la diversidad inagotable del mundo.

Balaverde dijo...

La verdad es que entro al trapo muy rápidamente con el bueno de Gatoflauta.
Ahora mismo, según estoy escribiendo, aparece a la izquierda su primer comentario, y se me van los ojos...
Coincido con Enrique en que se necesitaría mucho talento para producir un heterónimo como Gatoflauta, no tanto por la monotonía de su pensamiento, fácilmente remedable(sólo se necesita repetir "respeto", denostar sistemáticamente, "a su entender", claro, cualquier idea vagamente católica, y tener a mano el DRAE), como por la dificultad de mantenerse siempre tan decididamente insensible a las cosas admirables que sueles traer a colación en el blog.

gatoflauta dijo...

Agradezco a EGM lo del "talento", aunque no lo acepte; ya me gustaría a mí. Y no se preocupe por la idea del heterónimo; no es la primera vez (es la tercera), por esos foros de Dios, que me dicen que no existo. Quizá, recordando a Descartes, habría que reconocer que, dada mi pequeña capacidad de pensamiento, sin duda debo existir poco. Pero, aun así, existo, y no soy EGM. No soy andaluz, y no tengo gato (tuve), aunque sí flauta (que, para malpensados, no es la de Bartolo). Y me bastaría para descartar mi identidad con EGM (si tuviera alguna duda), el ver que "gatoflauta" elogia repetida y merecidamente al propio EGM. Él no caería, estoy seguro de ello, en la vulgaridad de semejante autoelogio. (Una de las otras dos veces que me han acusado de no existir, lo han hecho suponiéndome un heterónimo de José Luis García Martín; ciertamente no puedo quejarme, y no lo haré, de la talla de mis supuestos ortónimos). Tampoco me quejo de la idea de que mis intervenciones animen el blog; no viene mal, creo, en la atmósfera un poco mortecina que me parece rodearnos a todos.

gatoflauta dijo...

Leo ahora la última intervención de Balaverde. Respecto a que sea o no fácil remedarme, no diré nada; allá cada cual con sus ideas. Pero protesto enérgicamente de que responda a semejante remedo la idea del denuesto sistemático de "toda idea vagamente católica". La mayoría de mis amigos y familiares son católicos, precisamente, y los respeto tanto como los quiero, que en ambos casos es muchísimo.

Creo haber dicho aquí alguna vez, y si no lo hago ahora, mi admiración por gentes como San Juan de la Cruz, Gerard Manley Hopkins o el inmenso Dante, acaso el mayor poeta que haya vivido nunca.

También, mi admiración igualmente por Simone Weil (estoy leyendo ahora sus "Cuadernos"). Claro que ella cuenta por alguna parte la gracia que le hacía la historia de las monjas que se proponen hacer una peregrinación al Vaticano con la intención de convertirlo al cristianismo; pero acaban renunciando antes de empezar, convencidas de la imposibilidad de lograrlo. Visto lo cual quizá, si la gran Simone Weil viviese ahora, acaso Balaverde pensara que no podía tratarse sino de un heterónimo mío (o, más bien, ser yo uno de ella).

Convénzase Balaverde de que "disentir" no es "atacar", y aprecie, como EGM dice (y hace) bien, "la diversidad inagotable del mundo".

Balaverde dijo...

Yo replicaría muchas cosas, Gatoflauta, pero me he leído su último comentario (eso que pedantemente llama "nota") sólo en diagonal porque es un tocho.

De monjas sólo me sé la de aquel niño que no hablaba con nadie, y se le sentaron unas monjas al lado en el autobús, y el niño se puso a hablar animadamente con ellas. La madre asombrada les pregunta a las monjas de qué han hablado, les dice que es un niño muy tímido y que no habla nunca con nadie. Las monjas dicen a la madre "Cree que somos pingüinos". La cuenta Borges.

Me parece bastante más graciosa que la que usted refiere, antes de creerse una reencarnación de SW. Pero claro, la ausencia total de sentido del humor es otra característica muy suya.

Y yo dejo aquí la animación de este post, ya cuando vuelva a usted a "disentir" y "respetar" en otro, le daré el palo del que seguro que se hará acreedor.

gatoflauta dijo...

Gracias por la oferta; lo del sentido del humor a palos, efectivamente, no es lo mío. Pido perdón por limitación tan grave, pero no puedo prometer enmienda: ya digo que yo disiento, no ataco.