domingo, 25 de agosto de 2013

Compensación


Nunca, por mucho que los adolescentes hablen entre ellos de sus padres, mal y bien, equilibrarán la balanza: cenas enteras nuestras hablando con los amigos de nuestros hijos respectivos, bien y mal.