sábado, 10 de agosto de 2013

Juicio final


No viví poco. 
Tampoco demasiado. 
¿Quizá lo justo? 


[Aprovechando que hablábamos de mi hipocondría, el papel que quiero que me encuentren en el bolsillo cuando me muera. Como soy muy despistado cuando me cambio de pantalones y puede que se me traspapele, lo dejo aquí. Si hay suerte, y paso de los setenta —véanse la Biblia y Dante—, ya me buscaré otro haiku, pero por ahora...]

4 comentarios:

BV dijo...

Metidos en hipocondría, sugiero un papelito al estilo de aquel epitafio inglés: "OS DIJE QUE ME PASABA ALGO".

L.N.J. dijo...

BV, me he reído mucho con tu comentario.

Todos tenemos en cierta manera un juicio final, el mío es así:

De una vida que viví
me di cuenta
de que varias, son multitud.


Disculpe, quise compartir.

el otro dijo...

Tampoco está mal el epitafio humorísticamente sugerido por Mihura: "ya os decía yo que ese médico no era muy bueno".

Anónimo dijo...

Y un epitafio más: "Y decíais que era hipocondríaco. ¡Cabrones!"
Y siento lo del taco, pero ahí está la fuerza. Un abrazo. BB.