sábado, 17 de agosto de 2013

Finzi-Contini


No sé el motivo, pero este verano tengo una punzante nostalgia de mi lectura de El jardín de los Finzi-Contini. Es muy raro, aunque bonito, porque la música del libro es la nostalgia, de modo que tengo una nostalgia en segundo o tercer o cuarto grado. Con la peculiaridad de que la nostalgia, cuanto más vaga, más propia. 


3 comentarios:

Sergio Fernández Salvador dijo...

Curiosamente yo estoy sintiendo estos días una nostalgia parecida por Tierra de hombres, de Saint-Exupéry, que dijo precisamente de la nostalgia que es el recuerdo de no se sabe qué. Saludos.

Enrique García-Máiquez dijo...

Cuánto me acompaña tu comentario. Gracias.

L.N.J. dijo...

Leo Crimen y Castigo de F.D., acompaño de vez en cuando la lectura con poemas. Esta vez le ha tocado a Cavafis.

Y como la nostalgia es muy cuca en nuestras vidas, dejo este precioso poema de él:


CUANTO PUEDAS


Y si no puedes hacer tu vida como la quieres,
intenta al menos esto
cuando puedas: no la envilezcas
en el excesivo contacto del mundo,
en las excesivas pláticas y ajetreo.

No la envilezcas encaminándola,
tornándola con frecuencia y exponiéndola al sentido cotidiano
de las relaciones y la concurrencia,
de modo que se convierta en una importuna extraña.