lunes, 12 de agosto de 2013

Oh


Tynnichos de Calcis, que sólo compuso un poema hermoso.


2 comentarios:

el otro dijo...

Disiento en lo de "sólo". ¿Le parece a usted poco? De Meendiño, por poner un ejemplo, no conocemos otra cosa que su "Seudiame eu na ermida de San Simon / e cercáronmi as ondas, que grandes son...", que no es raro considerar la joya suprema del cancionero galaico-portugués. No es la cantidad lo que cuenta en esto; y un solo poema como el de Meendiño, o como el Ión platónico describe el de T. de C., bien puede justificar una vida.

Enrique García-Máiquez dijo...

Completamente de acuerdo. Por eso exclamé "Oh". Gracias por la aclaración, que, por lo visto, era necesaria.