martes, 15 de julio de 2014

Jo, qué imagen


De "Prólogo y logomaquia" de Escaparate de venenos, esta imagen de Felipe Benítez Reyes: 
O bien como la mar, que, cuando sube, 
crecida en su delirio, parece más pequeña.
Delirio aparte, cuántas horas de contemplación de auténtico indígena hay detrás de esa observación que desafía las leyes de la lógica y que es tan verdadera. Con marea baja, el mar parece mayor. ¿Hay una hipálage cósmica y, siendo la playa más ancha, vemos el crecimiento en el mar o es que, de verdad, menos es más o resulta que todo se agranda cuando miramos por encima del horizonte? 

Me quedan tres cuartos de verano para pensarlo muy despaciosamente, al ritmo de las mareas. 
 PD.- Un informado comentarista me ha dejado sin materia para mis dudas este verano, pero la explicación es tan preciosa y el efecto, ahora con respaldo científico, tan hermoso, que me quedan tres cuartos de verano para la admiración. 



3 comentarios:

Aitor Suárez dijo...

La explicación es muy simple y obedece a la curvatura (y ésta a su vez a la esfericidad) de la Tierra. Se dice que la línea del horizonte para un adulto puesto de pie está a unos 5 kms. Pero claro, esto varía en función de la estatura del individuo. Para una persona más alta el horizonte estará más lejos. Y si uno se sienta, estará más cerca. Cuando la marea desciende, es -a estos efectos- como si creciéramos, y por eso el horizonte se aleja y el mar nos parece más grande (más información en, por ejemplo, http://www.phy6.org/stargaze/Mhorizon.htm ) Qué pena que detrás de todo lo poético esté siempre lo prosaico. El cielo no existe ni tampoco es azul (son ondas electromagnéticas, el resto es pura engañifa), pero ello no debería impedirnos disfrutarlo.

Enrique García-Máiquez dijo...

Mil gracias, Aitor. Con explicación, lo disfrutamos aún más.

"Cuando la marea desciende es como si creciéramos". No cabe más poesía.

Dal dijo...

Muy bien, Enrique, sin entrar al trapo.

Y respecto a la explicación, la altura del observador es la misma si se está en el mismo sitio, con independencia de cómo esté la marea, ¿no?