martes, 29 de julio de 2014

Siesta


Algún jaleo en la calle 
nos despertó de la siesta; 
y vimos que es verdad que 
no hay mal que por bien no venga.