viernes, 28 de septiembre de 2007

Le mot juste

—¿Qué tal el comienzo de curso, Fernando? —Fernando es el carpintero-mantenedor del Instituto.
—Mucho trabajo, Máiquel [sic], mucho: esto es no parar.
—Bueno, y que no falte…
—Sí, que no falte, pero tampoco hay que masacrarse…
Es admirable: ¡Inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas! No es "cansarse", ni tan siquiera "machacarse", sino "masacrarse".

El trabajo, esa masacre.

14 comentarios:

el rebelde dijo...

Jaja, qué bueno...yo os dejo este enlace que viene a colocación ;-)
http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/millas/articuento091.htm

Carlos RM dijo...

Ay, Máiquel, la sabiduría populá. Me apunto el palabro.

AnaCó dijo...

De ahora en adelante Michael, para los anglófonos.

E. G-Máiquez dijo...

Bueno, para los anglófonos y para Fernando.

AnaCó dijo...

¡Eso!

Juan Ignacio dijo...

El ponerte "García-Michael" te daría otra autoridad para las traducciones desde el inglés.

¿O que tal un seudónimo como "Henry Michael"? Quizás suene mejor (aunque quizás muy hollywoodense) "Michael Henry".

En fin, iré por "la masacre" para consumir estas energías en exceso...

Anónimo dijo...

Pero hombre Máiquel, no es tal desperdicio glosar sus glosas... No me sea tan modesto, hombre. Así se ejercita uno diariamente en la rima, que si no se oxida, y en cuanto a lanzarme al ruedo lírico ya lo he hecho en algunos tentaderos y plazas de tercera categoría, pero sin demasiado éxito. Lo más, respetuoso silencio, ni vuelta al ruedo, vamos. Eso sí, lo que más me preocupa es eso de partirle el corazón, que no quiero ni por asomo.

El sabio Fernando tiene
toda la razón del mundo
y es aserto muy profundo
el que tranquilo sostiene.
Senequista, nos previene
contra jornada a destajo
pues igual se cae de bajo
no trabajando jamás
que siendo siempre el que más
se masacra en el trabajo.

ESPINELETE

batiscafo dijo...

Espinelete, de plazas de 3ª, nada. Sigue deleitándonos con las décimas.

Yo también adopto el palabro, que vendrá a sustituir el reflexivo "inmolarse" que venía utilizando para esos fines. Es más expresivo.

Gracias, Máiquel.

Counter-Revolutionary dijo...

Este post me consuela infinitamente, por lo visto no soy el único que mutila tu apellido.

E. G-Máiquez dijo...

¡Pobre apellido mío
entre peñascos roto...

Juan Ignacio dijo...

Perdón, ha sido un lapsus...

E. G-Máiquez dijo...

Nada que perdonar, me quejo por costumbre y por retórica, J. I.

Verónica dijo...

Esta entrada, buenísima -que leo con días de retraso- me recuerda al portero de casa de mis padres: el hombre se refiere a las "paeres" (por paredes), o al "sanatorio de la M-30", en vez de "tanatorio" (se pensará que los muertos, pobres, van allí a sanar de algo...). Lo de masacrarse me ha parecido lapidario, Máiquel.

Rocío Arana dijo...

Llego tarde, Michael Hrenry. ¡Pero me he reído taaanto...! a las nueve, ya tiene su mérito.