jueves, 14 de enero de 2016

Palomas y serpientes


Justo el día de mi cumpleaños, ni uno antes ni uno después, me llegó mi colección de aforismos. Inmensa alegría y qué maravilla de cubierta, tan transparente que se ve el mismo espíritu del libro.

Pero enseguida me entró una desazón que era un desconsuelo.  

Los aforismos son tan chiquititos, no se pueden defender. Se te parte el corazón de dejarlos solos por el mundo.

5 comentarios:

Antonio Rivero Taravillo dijo...

¡Enhorabuena, Enrique! Ganas ya de leerlo.

Alberto Secades dijo...

Hola.
¿Podrías incluir un enlace a la editorial?

Gracias.

Alberto Secades dijo...

Felicidades, se me olvidaba.
Por ambos motivos.

Enrique García-Máiquez dijo...

Hay que poner "serpientes " o "Máiquez" en el buscador

Anónimo dijo...

Magnífica noticia!! Enhorabuena, Enrique. BB