jueves, 7 de enero de 2016

La fortaleza



Se acaban las vacaciones y me faltan las fuerzas para subir la cuesta de enero. Obsesivo, resuena en mi memoria el verso de César Vallejo sobre su padre: "Si hay algo en él de amargo, seré yo". Veo a mis hijos tan contentos, a mi mujer --aunque me esté mal decirlo-- también, que me miro y me recito: "Si  hay algo aquí de amargo, seré yo". 

Por un instante, he sentido la vergüenza de ser el punto flaco (es, obviamente, una metáfora) de la familia. Hasta que ha venido Chesterton en mi ayuda. Gilbert nos recordaba que una cadena es tan fuerte como lo sea su eslabón más débil. Por tanto, en efecto, la solidez de mi casa, depende ahora del sobrepasado padre de familia, como tiene que ser. Y me crezco. Reconocer mi cansancio ha terminado siendo un acicate, aceptar mi debilidad, asumir una responsabilidad. 

Pero esta vez la responsabilidad no me pesa, me sostiene.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te va a gustar
https://www.youtube.com/watch?v=9mDzNm7cylw
¡Feliz año!

Enrique García-Máiquez dijo...

Me ha encantado. He tardado en colgarlo porque quería encontrar tiempo para verlo antes (que nunca se sabe y "Anónimo" esconde grandes amigos y benefactores, como usted, y otras cosas). Es excelente y me llega en el mejor momento.