viernes, 29 de enero de 2016

Vocaciones


Quique quiere ser paradoja, porque tiene clarísimo que quiere ser "médico militar".

Y Carmen quiere ser pintora. No sé cómo se reparten los ingredientes del alma de un artista, pero está claro que hay un deseo muy fuerte de crear y otro, parejo, de autoría. Por eso me ha hecho tanto ilusión descubrir que Carmen va firmando por la casa los cuadros que más le gustan. Parece que la niña va en serio.