miércoles, 11 de enero de 2012

Ante el espejo

Cada vez me veo más cara de chino en el espejo.

10 comentarios:

NGG dijo...

Y a mi cara de tonto.
Por cierto, ya tengo en casa tu regalo.
La parienta te manda las gracias y yo ya he empezado a leerlo( que supongo es la mía de hacerlo)y me emociono con "El hijo que no tengo"... y yo lo veo cada noche cruzar mis sueños.
Gracias, Enrique,no sé si te gustará pero estoy deseando terminarlo para releerlo.
Un saludo, auguro que seguiremos con cara de chino mandarín...o de tonto autóctono en mi caso.

Miguel dijo...

Me encanta tu artículo, es muy de rojo.
Yo la verdad es que no soy capaz de verle las orejas al lobo.

RETABLO dijo...

Creo lo siguiente don Enrique:

1. Rajoy (que no es para mí ni Burke, ni Gladstone,ni Cánovas, ni Maura, ni Churchill) ya dijo que habría sacrificios. No comprendo por tanto esta estupefacción. Naturalmente que han subido los impuestos. Y habrá congelaciones, reducciones salariales, jornadas laborales más altas, más horas de clase y menos puentes.
3. Si no se produce más, se gasta menos y se recauda más las cuentas no salen. Ni en un estado ni en una economía doméstica.

Saludos.

Enrique García-Máiquez dijo...

Gracias a ti, NGG, por todo.

Sobre mi artículo: la estupefacción es porque Rajoy no dijo que los sacrificios no serían una subida de impuestos, qué va, ¡y es lo primero que ha hecho! Tampoco me entusiasmaba el personaje pero le hacía un hombre de palabra... algo más duradera. En lo demás estamos de acuerdo, don Retablo, y eso es lo único que quería decir mi artículo: cuando salgamos de la crisis veremos que estamos peor que con la crisis, lo que no deja de ser una forma muy rara de salir de una crisis. Pero me temo que no seguí la enseñanza de mi maestro en estro (Juaristi) que dice que no hay que meter más de una idea por artículo y me volví a enredar con la subida de impuestos de Rajoy. Perdón. La cosa es que, vea Miguel las orejas rojas o negras al lobo o no, esto tiene una pinta de echarse a aullar.

Gonzalo dijo...

Ay, qué triste es tener que darte -otra vez- toda la razón.

Y mientras tanto, 315 niños exterminados diariamente a los que no hay tiempo para atender, porque estamos con lo que estamos.

Otra cosa: ¿No tienes ni aquí ni en el trampolink los artículos de Misión? Estaba buscando el de "Regalarse" para darte las gracias en nombre de mi santa, ya que gracias a él (vaya, a ti) los Reyes le han traído lo que ella quería y yo no estaba por la labor de poner en la carta.

Gonzalo dijo...

Con respecto al argumento de Retablo de que hay que subir impuestos por que si no, las cuentas no salen... hombre, cuando el primer causante de que las cuentas no salgan es precisamente el que te sube los impuestos (dicho en abstracto como gobiernos y clase política, sean estos o los otros)... sí, claro, las cuentas no salen. ¡¡¿¿Pero por qué llevamos décadas tirando el dinero y ahora la solución es subirme a mí los impuestos??!!

Un interesante artículo al respecto. No comparto la receta final pero es muy interesante lo que dice / denuncia Roberto Centeno.

Enrique García-Máiquez dijo...

Espeluznante Centeno, gracias mil, Gonzalo.

Y lo que me cuentas de mi artículo "Regalarse" es un regalo de los gordos, comparable a las ganas de releer de NGG... Pero ¿cómo sabéis que mañana es mi cumple!

RETABLO dijo...

No digo yo,don Gonzalo,que subir los impuestos sea cosa forzosa para salir del atolladero aunque creo que, para recaudar lo que se ha menester, va a ser muy difícil no aumentar tributos e inventar nuevos arbitrios.

Sobre todo si hay prisa por recaudar, si hay que dar confianza a los que nos prestan dinero en el extranjero, entre otras cosas para pagar nóminas de funcionario y cuando el alcance de la deuda es muy superior al que habían declarado los que han dejado a España en una quiebra que parece que estamos en los tiempos de Carlos II.

Lo que no veo yo,y a eso voy, es que estos ajustes produzcan tanta extrañeza pues, sin precisarlos, ya se anunciaron sacrificios y austeridades. E insisto, creo que por arte de birlibirloque no se va arreglar el triste estado de esta república como si fuese cosa de libro de encantamientos.

Y Centeno es siempre muy certero. Lo mismo que don Enrique.

Mis saludos señores.

Enrique García-Máiquez dijo...

Qué rápido pedía Cela, por lo visto, a los padres de la Constitución que se pegaran un tiro, pero en privado. Él podría pegárselo en un pie, pues siendo quien fue, tampoco protestó públicamente de las autonomías.

Gonzalo dijo...

No, si a mí no me causa extrañeza. Ninguna. Como tampoco me la causará cuando de aquí a dos meses y medio suba el IVA.

Pero es que no he sido yo el que ha pregonado que hay que rebajar impuestos para que el dinero fluya.

Y tampoco me sorprende, sólo me molesta, que la causa de la bancarrota no se toque, sólo se nos llame a hacer fila para ir poniendo la pasta para tapar el agujero, y que el que nos convoca y nos explica que es por nuestro bien es uno de los causantes del agujero.