miércoles, 18 de enero de 2012

Doble honor

Recibo un doblemente gozoso e-mail de nuestro amigo Ignacio Jáuregui. Reza textualmente: 
"Un honor. Coincidir contigo en una página, nada menos: http://www.malagahoy.es/opinion. No puedo estar más en desacuerdo con tu artículo, por cierto".
El doble gozo es por el honor, que no me lo esperaba y es mutuo, y por la maravillosa naturalidad con la que pasa del regocijo por la compañía a la confrontación de las ideas. Así da gusto. 

Y hablando de  honores, el mío, descubierto hoy mismo, ¡justo hoy!, de coincidir en un índice, el del último número de Mercurio con Carlos Pujol, nada menos. Me ha emocionado. 

Por cierto, mi artículo se titulaba en su v. o. Un texto único. Me lo han cambiado porque no se entendía bien, dicen. Bueno. Pero vosotros seguro que lo cogéis a la primera. 

3 comentarios:

Balaverde dijo...

Muy borgiana tu última frase en el artículo sobre Fraga.

cb dijo...

Era un título perfecto para un artículo de primera. Lo que no se entiende, ni viene a cuento, ni tiene chispa, es el arsenal.
(Por cierto, te olvidaste de las chinchetas)

Gracias también por el artículo de Carlos Pujol. Os hacéis buena compañía.

Enrique García-Máiquez dijo...

Oh, gracias, Balaverde.

Y gracias, CB. Lo malo del arsenal es que lo cito sólo de pasada como fruto posible de una lectura muy superficial de Gómez Dávila, de modo que no es sólo un título apagado, sino contradictorio.

Y el otro día se me ocurrió otro nombre para aforismos: "goteras".