miércoles, 11 de enero de 2012

Naturalmente

En el Paraíso no habrá espejos.

4 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Ni habrá que afeitarse todas las mañanas: otra ventaja que sumar a la lista...

Un abrazo

Suso Ares Fondevila dijo...

...salvo Dios.

Javier Vicens dijo...

Ahora vemos como en un espejo: al revés. Y hay que hacer el pino para ver las cosas como Dios manda. Luego lo veremos todo como es. Será divertido verse al derecho sin hacer pino.

Miguel dijo...

Siento llevarte teológicamente la contraria, pero en el Paraíso, transformándonos "en su misma imagen, de claridad en claridad" mirar a los demás será mirar a uno mismo.