domingo, 7 de octubre de 2012

El aborto es un crimen, el abortismo, una ordinariez

Eso defiendo aquí.

Tampoco el nacionalismo es muy caballeroso. Hubo un tiempo de romanticismos identitarios y eso, al menos, tenía cierto halo literario bucólico. Ahora se dedican a echar números (de aquella manera) y a lo profundamente egoísta de repetir que ellos son los ricos, que todo es suyo y que no quieren ayudar a los más pobres. Muy elegante no es, ¿verdad?

23 comentarios:

Gonzalo dijo...

"O la del que considera que los disminuidos psíquicos no merecen nacer, sin plantearse si su contribución intelectual a la humanidad resulta muy diferente."

Ja,ja, que acertada crueldad.

Enrique García-Máiquez dijo...

Oh, Gonzalo, mi semejante, mi hermano, ésa es la frase que más disfruté escribiendo de todo el artículo.

RETABLO dijo...

Estoy con usted don Enrique. La defensa del desvalido es la esencia de la caballería cristiana. Es lo mejor y lo más noble que ha creado occidente. Bien lo entendió nuestro señor Don Quijote, bueno entre los buenos.

Mis saludos.

Balaverde dijo...

Antes de que te acusen de "no respetar al que piensa diferente" y de no sé qué de la "Verdad Absoluta", etc, permíteme que te felicite por el artículo y la contundencia con una tranquilidad que me faltará si luego empiezan con que el problema no es matar bebés, el problema es que seas un intolerante.

Enrique García-Máiquez dijo...

Os agradezco muchísimo ambas felicitaciones. La sombra de don Quijote también quería yo que cruzara por el artículo, claro. Y en esto toda contundencia es poca.

pedrete dijo...

La preocupación de "Balaverde" por mis humildes opiniones, o por lo que él piensa que son dichas opiniones, es conmovedora; gracias. En todo caso, y como ya he dicho otras veces, respeto, aunque no comparta, la idea de que el aborto (todo aborto provocado, entiendo) "es un crimen". Respeto bastante menos la segunda afirmación, la de que "el abortismo es una ordinariez". No sé bien qué cosa sea "el abortismo"; pero si, como supongo, quiere decir solamente la postura que no condena todo aborto como un crimen, lo que EGM está diciendo es que sólo pensando como él mismo se puede no ser "ordinario", y que quienes piensan de otro modo no son siquiera, ni pueden ser de ningún modo, personas inteligentes y honestas que se equivocan; no, son "ordinarios", y lo son (permítaseme el pequeño juego de palabras) porque él lo ordena. A mí no me parece mal que la gente piense de un modo distinto al mío, sino natural y sano. Que alguien necesite, además, menospreciar a quien tenga el atrevimiento o la mala suerte de no coincidir con él, me parece lamentable. Pero me temo que éste es uno de esos asuntos donde, a algunos al menos, la disidencia no les parece sólo eso, sino una especie de insulto, y reaccionan en consecuencia. Otras veces he citado a algunas personas (recuerdo a Fernando Savater o Natalia Ginzburg) que, puesto que no piensan como (según EGM) es la única forma decente de pensar, son inevitablemente "ordinarios". A mí no me lo parecen; pero aún hay que agradecer la contención del adjetivo. Para otros son cosas mucho peores. En fin, consolémonos pensando que, al menos, hay gente, y no poca, que, gracias a la perfecta ortodoxia, o a la inatacable verdad, de sus ideas en este terreno, se libran de la ordinariez; al menos, siempre nos quedará la esperanza, a quienes no tenemos esa suerte, de aprender de ellos y disminuir, por tanto, la ordinariez de nuestra condición. No todo está perdido. (Aunque esa posibilidad llegue tarde para la pobre Natalia Ginzburg, que ya no va a poder de ninguna manera redimirse de la suya: lástima).

Anónimo dijo...

¡Ya estabas tardando!

Balaverde dijo...

Pobre Natalia Ginzburg, sí. Al menos ella tuvo la honestidad de decir "Me parece hipócrita afirmar que abortar no es matar. Abortar es matar". Que ahora, que ya está muerta, se vea citada por un memo que ni siquiera tiene esta misma honestidad....

pedrete dijo...

Advertí una vez a "Balaverde" que se pueden sostener las propias opiniones sin necesidad de insultar a quien sostiene otras. Me mo... riría de vergúenza si tuviese que volver a recordárselo; no dudo de que él, en su buen criterio, sabrá comprenderlo sin que se lo recuerden. Es ése un lenguaje que sólo califica a quien lo usa; guárdese "Balaverde" de él, que la razón que él está seguro de tener no lo precisa.

Balaverde dijo...

Fíjese cuánto peor hubiera sido para usted que me hubiera limitado a señalarle el gran trecho que le separa de Ginzburg en este tema sin llamarle memo. El "memo" le ha ofrecido a usted la oportunidad de contestarme pasando por alto que se ha quedado con el culo al aire citando a Ginzburg cuando no hace tanto nos decía usted aquello de que según dos jesuitas y El País abortar no es matar.
Hombre, tampoco le estoy pidiendo que me dé las gracias por el insulto, entiéndame.

pedrete dijo...

Un alivio que "Balaverde" no me pida que le de las gracias por el insulto, y también que lo reconozca como tal. Respecto a lo que asegura que decía yo no hace tanto, dos precisiones. 1) "Yo" no decía nada: me limitaba a citar, en un caso, una encuesta de El País, y en el otro las palabras de Gafo y Masiá; eran ellos, no yo, quienes "decían". 2) Por otra parte, ni en mis citas de ambos ni en la de El País figura por ninguna parte lo de que "abortar no es matar"; o sea que no sólo me atribuye a mí cosas que yo no he dicho, sino que ni siquiera las dice la fuente original. Como se ve, es sumamente cómodo atacar (incluso mediante el insulto) a alguien, con el fácil recurso de atribuirle lo que nos parece. Por otro lado, mi alusión a Ginzburg (y a Savater, a quien no cita), sólo tiene la finalidad de mostrar que, en mi opinión, el "abortismo" a que se refiere EGM, y en contra de lo que él tajantemente afirma, no es necesariamente "una ordinariez". Como ya dije, ni uno ni otra me parecen a mí buenos ejemplos de dicha "ordinariez". En cambio, responder con insultos a quien se limita a exponer, sin faltar al respeto a nadie, sus ideas, o inventar directamente lo que el otro jamás dijo, me parecen a mí, en cambio, comportamientos bastante "ordinarios". En otras palabras, no creo que todo "abortismo" sea una ordinariez; en cambio, parece que algunos "antiabortismos" pueden incurrir en ella con bastante facilidad. Como ya dije en mi primera nota: lástima.

Anónimo dijo...

Al contrario que usted, suelo reconocer las cosas "como tal", no se preocupe por ello: que yo no diré no haberle insultado con la misma jeta con que usted dice que no ha dicho.
Podría decir que mi ordinariez es en parte una reacción al soporífero discurrir de sus comentarios, pero quienes me conocen protestarían. En efecto, soy así de ordinario siempre y no necesito que me sermonee usted, la orgullosa fundadora de la liga demócrata antialcoholica y proabortista, para que aflore en mi esta ordinariez que tanto desacredita mis opiniones.
Lo que no puedo tolerar es que achaque mi ordinariez a mi antiabortismo. Puede usted manipular lo que quiera, que nos tiene acostumbrados, pero no conseguirá que la proposición de EGM sobre la ordinariez del abortismo sea desacertada por más que Coco Chanel, el Principe de Gales, el Duque de Windsor, Nancy Mitford y Sisí Emperatriz fueran destacados partidarios del aborto.
Tiene razón en que no menciono a Savater. Puede que él sea menos ordinario que yo, pero yo veo mejor que él. Le vale así?
La lástima guárdesela para las víctimas del aborto.
Balaverde (desde bberry)

pedrete dijo...

No diré una palabra más. Si el buen "balaverde" reconoce ser "así de ordinario siempre" (desde el insulto hasta cambiarme el género, más todo lo que pueda ocurrírsele), sería bastante inútil, sin duda. Sólo una precisión más: no achaco ordinariez, ni suya ni de nadie, al antiabortismo. EGM es contrario al aborto, y, fuera de algunas afirmaciones demasiado absolutas que a veces (como en esta ocasión) le he criticado, no tiene nada de ordinario ni de insultador, ni va por ahí cambiando el género a la gente. La razón, supongo, es que, aparte de su mejor educación, tiene también mejores argumentos, y no necesita recurrir a esas bajezas en que "Balaverde" tanto se complace. Disiente cuando tiene que hacerlo, pero educadamente, sin insultar o menospreciar a aquél con quien disiente. Es ése un arte, al parecer, que "Balaverde" no sólo no ha aprendido, sino que tiene a gala no aprender. Debe creerlo una cualidad, en vez de un defecto; se equivoca.

Balaverde dijo...

Ay, si yo pudiera aprender además a no hacerle ni puto caso, como el resto...

Enrique García-Máiquez dijo...

Anoche pensaba precisamente en esto: ¿sospechará Pedrete cuánto amor (o atención, que es más o menos lo mismo) hay por debajo de los insultos de Balaverde?

pedrete dijo...

Cito el comienzo de mi primera nota: "La preocupación de "Balaverde" por mis humildes opiniones, o por lo que él piensa que son dichas opiniones, es conmovedora; gracias". El problema, de todos modos, no son las opiniones, sino la intolerancia frente a quien (acaso equivocándose) piensa honestamente de otro modo; la tendencia a calificar de "ordinariez", cuando no de peor modo, a unas ideas distintas de las propias. ¿Ha visto alguna vez EGM que yo le califique a él, o a quienes comparten sus ideas, en términos tan poco gratos? Ese respeto es el que yo echo de menos a veces. Hasta el punto de llamar "nazi" (o sugerir simplemente que es un asesino), como ha ocurrido en otras discusiones sobre el tema, a quien, como yo, jamás ha tenido (¡por inmensa fortuna!) que enfrentarse personalmente a la decisión sobre un aborto. Por lo que, no habiendo podido de hecho cometer delito alguno en ese terreno, es obvio que quienes así proceden son un buen ejemplo de la Policía del Pensamiento a que se refería Orwell en "1984". El viejo adagio de que "el pensamiento no delinque", a algunos parece que les cuesta asimilarlo. Mala cosa. (También es cierto, de paso, que yo presto a "Balaverde" no menos atención de la que él me presta a mí, pero que lo hago sin aplicarle los desagradables términos que él tanto prodiga. Hay amores que, si no matan, al menos maltratan lo suyo).

Balaverde dijo...

Bueno, pues todos contentos. Ya está dicho que el problema no es el aborto sino mi intolerancia (como había adelantado hace unos días que ocurriría). Cito y me aplico (porque soy capaz de ceñirme mínimamente a lo que cito y no renegar de ello como Ud ha hecho con los pobres Messi y Gafe) el comienzo de su penúltima nota (justo antes de otro millón de palabras suyas):
"No diré una palabra más"

Billy Prescott dijo...

¿Habrá pensado ya Gallardón en tipificar el SPAM como delito?
Creo que la doctrina penalista, además, debería hacer suyo el brocardo -atención ordinariez- "si hay pelito, no hay delito".

NGG dijo...

Pedorrete: creo haber sido yo el que le denominé de esa manera( nazi y asesino) cuando escribía bajo el pseudónimo de Gato...no sé qué.
Permítame que me excuse por ello. Mejor le calificaría, después del artículo de EGM, de ordinario aprendiz de nazi.
Y recordadle que al igual que no sólo se "peca"( ¡qué ordinariez!) de obra, también se puede ser un delincuente por omisión.
Además de mostrar un alto grado de desconocimiento de lo que realmente es un aborto, en sus insoportables comentarios se adivina la cobardía propia del pijiprogre que repite como una cotorra todo lo que desde los medios progres insisten en inculcar a la secta.
Aquí, el único se sale muerto es el ser vivo indefenso...y deje de hacerse el mártir, es una ordinariez.
Vaya usted con Dios.

Anónimo dijo...

Cuando pienso que todo este maracaná viene de que EGM escribió que "Lo caballeresco (esto es, lo noble y aventurero) estriba en poner cualquier vida, la de los pobres, los huérfanos y las ancianas, por delante de la propia. El caballero arriesgará la suya por salvar y servir a una persona desvalida, que así deja de serlo, pues vale más que él a sus ojos" no puedo evitar sacar mis propias conclusiones sobre la salud mental de pedrete-gatoflauta-gatorero-marinero-etc.

pedrete dijo...

Para NGG: las calificaciones a que se refiere figuran en la entrada del blog "Trampolínk", publicada bajo el título "Cuánto honor al Opus Dei" el pasado 19 de Agosto. Allí puede verlas, si quiere, y también que mis comentarios iban firmados, como aquí, "Pedrete".

Respecto al comentario del Anónimo, la firma "Gatorero" la he visto en el blog "En Compostela", de Ángel Ruiz. Él sabrá a quién corresponde; no a mí, que ni siquiera conozco personalmente al propio AR.

En todo caso, puede verse la rapidez con que ambos comentaristas sacan conclusiones erróneas.

Y, por fin, invito a EGM (o a cualquiera capaz de planteárselo con un mínimo de objetividad) a considerar (ni siquiera hace falta que lo cuenten aquí) si la "ordinariez" en cuestión (y el insulto, de paso) está de parte de mis comentarios, o más bien de la de mis contradictores. Yo creo, sinceramente, que la respuesta está bastante clara.

Periquillo dijo...

Qué pesado eres, mi alma.

Anónimo dijo...

¿Y por qué sabe que mis conclusiones son erróneas si no las he manifestado?
El segundo anónimo
Nota: En la cuarta de sus identidades parece que me engañaron las Matemáticas:
GATO(flauta)+ marin(ERO)= GATORERO