viernes, 26 de octubre de 2012

WhatsApp


La alumna está sentada en última fila, sola. Veo que mira el móvil, que tiene escondido tras las anchas espaldas de otra compañera, y se sonríe. Se sonríe, contesta, se ruboriza, contesta, se asusta, contesta, se corta, contesta, se ríe, contesta, se muerde los labios, contesta, se arregla el pelo, contesta. Las reglas en el instituto son tajantes contra esos aparatos y aplicaciones, pero me resisto a intervenir. Es un espectáculo tan bonito. Cuando les hago una pregunta para certificar si han entendido lo que les he explicado, va la alumna de la última fila y me contesta. Bien. 


7 comentarios:

Murcia útil dijo...

Preciosa entrada. Gracias.

Ununcuadio Uuq dijo...

Me parece que las nuevas tecnologías potencian eso de que las mujeres hagan varias cosas a la vez :)

BV dijo...

Bravo por la tolerancia con la chiquilla. La susceptibilidad por nimiedades (móviles, copiar en exámenes) es una de las cosas más tontas que puede desarrollar el profesorado.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Pero véase que el taimado Máiquez no ha dicho si, la última vez, le contestó a él o contestó de nuevo al watsapp. Es mucho microcuentista.

Enrique García-Máiquez dijo...

Taimado no, apresurado, perspicaz JRS. Ahora lo he corregido y ha perdido en sugerencia, pero ha ganado en exactitud. No siendo un microcuento, sino un microsucedido, está bien que así sea. Gracias mil por la doble lectura, del derecho y al sesgo.

Anónimo dijo...

¿Llama espectaculo bonito a una alumna de instituto ruborizandose, mordiendose el labio y todo eso?

Enrique García-Máiquez dijo...

"Bonito" es un margen muy amplio.