jueves, 11 de octubre de 2012

Una anécdota de máxima actualidad


La expresión no fue perfecta, desde luego, pero la indignación con Wert me recuerda  lo que contaba Pío Baroja. A él, que se ganaba la vida regentando una panadería, le fueron con que el poeta nicaragüense Rubén Darío había dicho: "Baroja es un escritor de mucha miga: se nota que es panadero". Eso, al parecer, era muy gracioso. Cuando Baroja contestó: "Y Rubén tiene buena pluma: se nota que es indio", los presentes se indignaron muchísimo y hasta perdió amigos. Allí aprendió don Pío que unos pueden gastar bromas y otros sólo soportarlas.

6 comentarios:

Periquillo dijo...

Ay, don Enrique, que se lo está buscando...

Jesús Sanz Rioja dijo...

Pero, como diría el gracioso de La vida es sueño, ¡Pluguiera a Dios fueran burlas! Y no me refiero a lo de Wert, sino a lo de los otros.

Ununcuadio Uuq dijo...

Muy buena anécdota :)

José Manuel Benítez Ariza dijo...

La verdad es que don Pío estuvo tan acertado que la anécdota parece apócrifa. Pero eso casi da igual.

Javier Vicens dijo...

A veces los poetas parecen abogados.

Anónimo dijo...

Recuerdo que la expresión “mariachis del P.P.” aplicado en una tertulia de T.V. a unas periodistas próximas a este partido suscitaba enorme regocijo en unos conocidos; en cambio, cuando éstas le replicaron con el mismo término, respecto del P.S.O.E., la reacción fue de indignación: “son verduleras” (manifestando así un clasismo impropio de gente progresista).
Jilguero.