miércoles, 9 de marzo de 2011

El golpe de la ceniza me ha aturdido un tanto

Me temo. Y es que ya es el quinto artículo sobre este día. Como expliqué el año pasado la casualidad -que no existe- ha querido que yo escriba los miércoles, lo que conlleva que los Miércoles de Ceniza, como su propio nombre indica, me toque artículo. Cuando las fechas son fijas, el calendario da vueltas como una ruleta: el día del mes rueda entre los de la semana y permite un juego de perspectivas diversas. Véase la Nochebuena: un año es la víspera la que cae en miércoles, y hablo de la ilusión; otro, el mismísimo 24 de diciembre, y lo celebro; y otro, la Navidad, y entonces no escribo porque el 25 no hay periódicos. Sin embargo, de la ceniza no me libro nunca.

Podría mirar hacia otro lado, por supuesto, pero uno debe hacer honor a su rol de columnista católico, y prestar a los hitos de la liturgia la atención que merecen. Así, poco a poco, voy reuniendo una colección de columnas cuaresmales. Dentro de cincuenta años, podré publicar un monográfico sobre este día de llamada universal a la penitencia y al arrepentimiento. No será mi libro más alegre; aunque nunca se sabe, porque la conversión es la cruz cuya cara es la esperanza. En el de este año, de hecho, se me ha ido la mano con la alegría.

6 comentarios:

Mora Fandos dijo...

Enrique, no hay problema con ese libro, pones una segunda parte sobre la Resurrección, y lo llamas "De la ceniza al cielo". Si quieres prólogo, yo me presto...

Gonzalo dijo...

Me parece mucho más importante de lo que parece esa frase que dices: "uno debe hacer honor a su rol de columnista católico".

Eso, alguno podría decir que te obligaría a hablar siempre de asuntos estrictamente católicos, pero creo que en lo que debe consistir es en hablar de cualquier cosa, seria, mundana, grave, alegre, triste, superficial, relevante o anecdótica, manteniendo siempre tu posición y tu punto de vista católico. Es decir, no hacer caso de esa estupidez de que "el aspecto religioso pertenece a la intimidad y no debe asomar".

En tu caso creo que cumples con creces y no poco mérito. Y al menos yo lo agradezco y aplaudo sinceramente.

Miriam dijo...

Este es el primero que leo.
Si publicas el libro, lo compraré para leer los cuatro anteriores, y revisar el de este año y los futuros.
No sé si será por la crisis, pero este año la cuaresma, me da que viene fuerte

fuerte
1.adj. Que tiene fuerza y resistencia:

fuerza
1.f. Capacidad para mover una cosa que tenga peso o haga resistencia

Miriam dijo...

Este es el primero que leo.
Si publicas el libro, lo compraré para leer los cuatro anteriores, y revisar el de este año y los futuros.
No sé si será por la crisis, pero este año la cuaresma, me da que viene fuerte

fuerte
1.adj. Que tiene fuerza y resistencia:

fuerza
1.f. Capacidad para mover una cosa que tenga peso o haga resistencia

María dijo...

Pues a mi, de la cuaresma siempre me gustó el mensaje antiguo del "memento homo..." pero este año, en la fiesta del Bautismo del Señor descubrí lo del "convertíos y creed la buena noticia", por este orden y comprendí que el premio a la conversión es la fe. Y que suerte he tenido que en la Misa hoy el sacerdote se decantó por este último.
Ánimo con tus propósitos cenicientos.

Ignacio Romero dijo...

Me ha encantado lo que antes dirían "el tono" del escrito. Este día es, liturgicamente, uno de los más filosóficos del año.

A mí me encanta, porque nos obliga y anima a la humildad. Cuán sabio es el hombre humilde.