sábado, 26 de marzo de 2011

La Vanessa, ay, la Vanessa

Portentos de la lírica, ¿quién me iba a decir a mí que en una chica llamada Vanessa, con las risitas que nos traíamos entonces con ese nombre y con otros análogos, iba a recordarme así, con tanta intensidad y ternura, mi primera adolescencia?

Qué gran canción, digo, qué gran poesía de Manel, en 10 Milles per a Veure una Bona Armadura, un disco de hermoso título que homenajea a Shakespeare, nada menos, y a una comedia, claro: Much Ado About Nothing. Pero lean la letra, y verán. En ese "Estáis morenos" que exclama el tío, cuánto verano, Dios mío. Y luego, a pesar de la incipiente adolescencia, todavía la emoción de un juguete nuevo, mejor aún, exótico, y las ganas de hacerlo volar. Y la torpeza total de los trece años, ay, con las manos sudadas. Y el aburrimiento de Vanessa, ¡comiendo pipas! Y la decepción de fondo de Induraín, para teñir de melancolía el aire ardiente. La figura del joven mayor, con "pericia de profesional", era insoslayable. Está todo.

Y aún hay más. Dos grandes aciertos narrativos. Cuando se pregunta que si Ignasi se dio cuenta de la mirada admirativa de Vanessa, o sea, que ni se atrevió a hablar de esa humillación con su amigo del alma y compañero de infortunio. Eso desgarra. Y luego, el mensajito final, ya fuera de la canción, a la chica, a la que perdió la pista, que nos avisa: 1) ojo, que esto es verdad, verdadera; 2) otro ojo, cuidado que me dolió, que aún la recuerdo; y también, una gotita de justicia poética, dice 3): mira, Vanessa, que ahora somos famosos, y tenemos, sobre  todo, la pericia de un profesional: mira, mira como el boomerang de nuestra adolescencia, con un poco de muñeca y un juego de brazo, vuelve, vuelve en esta canción.

3 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Son buenos. Y la letra es excelente. He oído otras canciones suyas y están bien (pero yo ahora lo que estoy oyendo es rap de famosos: Eminem, Kanye West y Lauryn Hill).

Ignacio Trujillo dijo...

Me ha encantado. Sólo conocía este grupo de oídas, realmente no conozco casi ninguno de ahora, y está muy bien. Es que me veo, yo que siempre he estado en el grupo de los torpes, frente a los chulos habilidosos... que enamoraban a las Vanessas. ¡Como la vida misma!

José Luis dijo...

De lo mejor de estos es esa frase, que creo que es un pensamiento común, de su canción Bernat:
I què bonic, què bonic, què bonic m’he dit.
Quina nena més dolça devia ser, quin plaer haver pogut conèixer-la fa molt de temps.

Que el tío sabe lo que hace con las frases lo demuestra este vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=g3VI4syShQM&playnext=1&list=PL9D08164BDD224A67