sábado, 19 de marzo de 2011

Perigeo

Este fin de semana, como si el universo se dispusiera a celebrar san José por todo lo alto y a rendir un homenaje a Japón, tendremos la Luna más cercana a la Tierra en 18 años. Pasará casi rozándonos a 356.577 kilómetros. (Los que más me impresionan son esos últimos siete km., tan precisos.) Y será luna llena, lo que engrandece el espectáculo. La cercanía y el plenilunio producirán unas mareas de coeficientes altísimos: grandes pleamares y bajamares amplísimas. Hay quienes se han dedicado a propagar por internet mensajes milenaristas, pero es que hay gente para todo. Para la gente como yo, será un fin de semana dedicado al paseo: por la noche a la luz de la luna, por el día al borde extraordinario de la marea baja.